Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La periodista independiente china Gao Yu, muy grave, pide no morir en la cárcel

La periodista indepenadiente china Gao Yu, en una foto difundida por Reporteros Sin Fronteras.

La salud de la periodista china Gao Yu se ha visto empeorada en la cárcel y, en una situación considerada “muy grave por los médicos”, ha pedido que no la dejen morir en prisión, según dijeron a Efe su hermano, Gao Wei, y su abogado, Mo Shaoping.


Publicidad

“Está muy mal. Ayer fuimos a verla pero no pudimos, se la habían llevado a hacerle un examen médico y descubrieron que Gao había sufrido un reciente infarto que no había sido tratado”, precisó su hermano Gao Wei.

Al parecer, Gao Yu pidió el examen médico después de que sintiera fuertes dolores de corazón y, según explicó su abogado Mo Shaoping, las autoridades le llevaron a un hospital especializado y para casos graves.

Mo comentó que los doctores confirmaron que Gao además tiene los ganglios linfáticos inflamados en el cuello y que hay signos de que tiene obstrucciones en las arterias.

El letrado recordó que Gao, de 71 años, sufre de hipertensión, del síndrome de Menière, un problema del oído interno que causa desmayos, y de una enfermedad crónica de la piel.

“Los médicos dicen que está en una situación muy mala”, señaló el hermano de Gao, quien añadió que la veterana periodista desea “salir sana de la prisión” y que van a tratar de pedir a las autoridades que la profesional pueda cumplir el resto de su condena en casa.

La periodista, condenada a 7 años de prisión por “filtración de secretos de Estado”, le contó a otro de sus abogados, Shang Baojun, que la Policía le aconsejó que se declarara “parcialmente culpable” y no inocente como hasta ahora para conseguir mejorar su condena.

Gao Yu, quien destacaba en su trabajo por sus contactos incluso dentro del Partido Comunista, está a la espera de la decisión sobre su apelación. Comenzó su carrera en 1979 como reportera para el Servicio de Noticias Chino. En 1988 se convirtió en redactora jefe adjunta de Economics Weekly, dirigida por intelectuales disidentes. Trabajó igualmente como periodista independiente para diferentes periódicos chinos y de Hong Kong.

En noviembre de 1988, publicó un artículo en el periódico Mirror Monthly, de Hong Kong, que el alcalde de Pekín calificó de «programa político de agitación y rebelión». Incluso la tildó de «enemiga del pueblo». Fue arrestada en 1989 después de las manifestaciones en la plaza de Tian’anmen y liberada sin cargos 15 meses después por razones de salud.

Fue de nuevo arrestada en octubre de 1993 y condenada en noviembre de 1994 a 6 años de prisión, por haber «publicado secretos de estado». Supuestamente, tales «secretos» no serían más que extractos de un discurso del entonces dirigente chino Jiang Zemin, que Yu publicó en los periódicos The Mirror Monthly y Overseas Chinese Daily.

La periodista china fue admitida como presa de conciencia en 1995 por Amnistía Internacional. El 15 de febrero de 1999, le fue concedida la libertad condicional por motivos de salud.

En marzo de 1999, se convierte en la primera periodista en recibir el Premio Mundial de la Libertad de Prensa concedido por la Unesco. Ya había recibido en 1995 la Pluma de Oro de la Libertad. Así mismo, ha sido distinguida con el Courage Award para mujeres periodistas, de la International Women’s Media Found (IWMF), en dos ocasiones, en 1995 y 2006.

Fue detenida por última vez en abril de 2014, juzgada y condenada. Según la sentencia, la periodista filtró una circular oficial llamada “Documento número 9”, difundida por el Partido Comunista de China, y en la que se pedía a los miembros de la formación -y, por ende, del Gobierno- atajar una serie de “males”, entre ellos, la democracia occidental o la libertad de prensa.

Al parecer, el medio al que supuestamente Gao pasó esta información, con base en Estados Unidos, negó que Gao le hubiera filtrado ese documento y los abogados ahora han conseguido una prueba de ello. EFE