Ecuador. Martes 17 de enero de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Cristina Fernández y Macri inician transición política, tras doce años de kirchnerismo

BUENOS AIRES (AP) — El presidente electo de Argentina, Mauricio Macri, mantuvo el martes un breve encuentro a solas con la mandataria saliente Cristina Fernández para acordar la transición de mando que se concretará el 10 de diciembre.

Publicidad

La cumbre duró unos 40 minutos en la residencia presidencial de Olivos, suburbio al norte de la capital. Hasta el momento no trascendieron detalles oficiales sobre lo conversado por ambos dirigentes ni imágenes del encuentro.

Al retirarse, Macri dijo en un breve contacto con el canal Telefé que el encuentro había sido “muy cordial” y que conversó con Fernández sobre “la ceremonia” de traspaso de poder, que tendrá lugar en el Congreso.

Macri, el conservador que ganó la segunda vuelta electoral el domingo y puso fin a 12 años de gobierno kirchnerista, primero salió caminando de la residencia y quiso ofrecer una rueda de prensa, pero fue imposible ante el tumulto de periodistas, policías y curiosos apostados en el lugar. La oficina de prensa de la residencia de Olivos no fue habilitada para la ocasión.

Más temprano, Macri dijo a las radios Mitre y FM con Vos que Fernández le pidió que vaya solo y que esperaba mantener con ella una “conversación constructiva” e informarse sobre la situación del país.

Hay “un nivel de desinformación muy grande en términos de realidad económica”, señaló el líder del frente opositor Cambiemos, quien derrotó al oficialista Daniel Scioli, del peronista Frente para la Victoria. Macri sacó 51,40% de los votos, 2,8 puntos más que su rival.

En su primera conferencia de prensa como presidente electo la víspera, Macri manifestó su preocupación por el estado de la economía al hacer hincapié en la necesidad de corregir el retraso cambiario del peso respecto del dólar, unificar los distintos tipos de cambio vigentes, desactivar las restricciones a la compra de divisas y aumentar las alicaídas reservas del Banco Central, estimadas en unos 26.000 millones de dólares.

Otros desajustes son el déficit fiscal y la inflación que economistas privados calculan en al menos 27% anual.

En lo que parece una apuesta por un equipo de técnicos que deberá consensuar las medidas que se implementarán en materia económica, Macri anunció que no designará a un único ministro de Economía sino a seis ministros responsables de Hacienda y Finanzas, Trabajo, Energía, Producción, Transporte y Agricultura, Ganadería y Pesca, sin precisar quiénes ocuparán esas áreas.

Señaló que habrá que hacer una revisión de los números de la economía, que según él y otros opositores fueron falseados sistemáticamente por el gobierno mediante estadísticas manipuladas.

Macri, un tecnócrata conservador, inauguró un nuevo ciclo político al poner fin a 12 años consecutivos de kirchnerismo, el movimiento creado dentro del peronismo por Fernández (2007-2015) y su antecesor y fallecido marido Néstor Kirchner (2003-2007) que reactivó la economía mediante una fuerza presencia estatal e impulsó políticas sociales que beneficiaron a muchos necesitados.

Pero desde hace cuatro años el crecimiento está estancado, las exportaciones han disminuido y el déficit fiscal se ha incrementado. Para evitar que la subida de los precios afecte demasiado al bolsillo de los argentinos están reglamentadas las actualizaciones salariales anuales.

El líder opositor asumirá el poder con el desafío de corregir los desequilibrios económicos sin provocar una gran devaluación y ajustes sociales que afecten su poder ante un peronismo que seguirá teniendo un gran peso en el Congreso.

Uno de los interrogantes es si Fernández intentará convertirse en la jefa de la oposición a partir de su influencia en el Frente para la Victoria.  [I]

Publicidad