Ecuador. martes 19 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Presidente sudafricano busca poner fin a escándalo de corrupción

JOHANNESBURGO, Sudáfrica (AP) — El presidente sudafricano Jacob Zuma manifestó su disposición a reembolsar al Estado por los gastos incurridos en su residencia privada, anunció el miércoles la oficina presidencial. El anuncio pone de manifiesto su esfuerzo por concluir un escándalo que causó indignación nacional y provocó discusiones y forcejeos en algunas sesiones parlamentarias.


Publicidad

Zuma quiere que el auditor general y el ministro de finanzas determinen cuánto debería pagar por las mejoras por más de 20 millones de dólares en su mansión en Nikandla, dijo la oficina del presidente en una declaración.

El anuncio se produce después de la presión ejercida por partidos de la oposición que trataron de llevar el caso al Tribunal Constitucional. Han dicho que el presidente no cumplió con un informe del 2014 de la oficina auditora del gobierno que concluyó que Zuma se benefició incorrectamente de fondos estatales.

Zuma quiere “poner fin a la disputa” de manera que sea “políticamente irreprochable”, dijo su oficina.

El principal partido de oposición criticó la propuesta de Zuma y dijo que de todos modos argumentará el 9 de febrero ante el Tribunal Constitucional que el presidente no cumplió con las recomendaciones de la oficina auditora, reportó la prensa sudafricana. Mmusi Maimane, líder de la Alianza Democrática de oposición, especuló que Zuma finalmente ofreció reembolsar al Estado debido a que no quiere que legisladores de la oposición perturben su mensaje a la nación el 11 de febrero, según versiones.

Zuma negó que hubiese incurrido en irregularidades y dijo que funcionarios de seguridad del gobierno controlaron el proyecto de gastos. Según la agencia auditora, parte de la construcción en Nkandla no tuvo nada que ver con la seguridad, incluso la construcción de un anfiteatro, un centro de visitantes y un área para ganado.

Legisladores de la oposición suelen alterar los debates parlamentarios al grito de “¡Devuelve el dinero!”. (I)

Por CHRISTOPHER TORCHIA, Associated Press