Ecuador. Martes 28 de Marzo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El número de niños soldados en el Talibán ha aumentado notablemente, según Human Rights Watch

Nueva York (EFE).- Los talibanes han aumentado en los últimos meses el uso de niños soldados en Afganistán y han incorporado multitud de menores a sus filas desde mediados de 2015, denunció hoy Human Rights Watch (HRW).

Publicidad

Según una investigación de esta organización defensora de los derechos humanos, los talibanes han desplegado menores en numerosas operaciones militares, incluidas la producción y la colocación de artefactos explosivos.

En la provincia de Kunduz, el grupo usa cada vez más las escuelas islámicas como centros de entrenamiento para menores de entre 13 y 17 años, muchos de los cuales han sido utilizados en combate, asegura HRW.

De acuerdo con algunos informes de los que se hace eco la organización, niños de solo 10 años fueron usados en las batallas que permitieron a los talibanes hacerse temporalmente con el control en esa zona.

“La aparente estrategia de los talibanes de enviar a un creciente número de niños a la batalla es tan cínica y cruel como ilegal”, señala en un comunicado Patricia Gossman, especialista en Afganistán de esa ONG.

Para HRW, los talibanes, aunque lo niegan, llevan reclutando a niños soldado desde los años noventa, pero su uso ha aumentado claramente en los últimos meses, especialmente en Kunduz.

La población local atribuye ese incremento a la ofensiva lanzada por la insurgencia en esa zona contra las fuerzas gubernamentales y al creciente control que los talibanes ejercen sobre las madrasas de dicha área.

Sólo en el distrito de Chahardara, en Kunduz, los residentes dijeron a HRW que en 2015 el grupo reclutó y desplegó a más de 100 menores.

La organización indica que, dado que los talibanes comienzan el adoctrinamiento de los niños a una edad muy temprana, les resulta muy sencillo convencerles para combatir, por lo que ni siquiera necesitan ser forzados a hacerlo.

HRW incluye en su informe testimonios de numerosos familiares de menores de entre 14 y 17 años reclutados por el grupo a lo largo de 2015. EFE (I)

mvs/ag/acm