Ecuador. Miércoles 22 de Marzo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Obama elogia vivamente el estado de la economía del país

El presidente Barack Obama se reúne con miembros de su equipo económico en la Sala Roosevelt de la Casa Blanca en Washington, el viernes 4 de marzo de 2016. Obama habló sobre el hecho de que los empleadores estadounidenses han añadido 242.000 empleos en febrero, lo que representa otro mes sólido en el resistente mercado laboral del país. De izquierda a derecha están el secretario del Tesoro Jack Lew, el vicepresidente Joe Biden, el presidente, la secretaria de Comercio Penny Pritzker, y el secretario del Trabajo Thomas E. Perez. (Foto AP/Pablo Martínez Monsivais)

WASHINGTON (AP) — Alguna vez renuente a promocionar a bombo y platillo el lento repunte de la economía estadounidense para salir de una fuerte recesión, el presidente Barack Obama ha decidido que ya es hora de vitorear el logro.

Publicidad

“Estados Unidos está extremadamente bien en este momento”, dijo Obama a reporteros el viernes mientras celebraba un informe sólido sobre creación de empleos que, señaló, prueba que la retórica de los republicanos de que el país está cerca del abismo es poco más que “fantasía”.

Los breves comentarios de Obama representaron un giro notable para un presidente que durante la mayor parte de sus siete años en el cargo ha presentado un rostro serio cada vez que habla respecto a la economía. Años de lento crecimiento en la creación de empleos y estancamiento salarial hicieron que el presidente y su equipo tuvieran cuidado de no parecer estar fuera de sintonía con la difícil situación de los estadounidenses que aún sentían las secuelas de la recesión.

Esas preocupaciones parecieron cosa del pasado el viernes. Horas después de que un nuevo informe del Departamento del Trabajo mostró que los empleadores agregaron 242.000 puestos laborales en febrero, Obama convocó a los reporteros al Salón Roosevelt de la Casa Blanca, y no se contuvo.

“Nuestros negocios han creado empleos cada mes desde que firmé esa ley mata-empleos Obamacare”, dijo el mandatario, ironizando en el nombre despectivo que utilizan los republicanos para referirse a su ley de atención de la salud.

Obama no mencionó nombres, pero mostró que ha estado siguiendo la contienda especialmente combativa por la nominación presidencial del Partido Republicano. Parece que está listo para dejar de mantenerse al margen de ésta.

El presidente dijo que espera presentar argumentos “enérgicamente” para cambiar la conversación a un debate en inversión en educación, en infraestructura y en incrementos salariales, “no en fantasía, no en insultos”.