Ecuador. Viernes 9 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Civiles y milicianos comienzan a abandonar el feudo rebelde sirio de Daraya

Soldados sirios a bordo de tanques transitan por la ciudad de Deir Ads, en Deraa, Siria el miércoles 11 de febrero de 2015. Las autoridades sirias lanzaron ayer una amplia ofensiva en la provincia sureña de Deraa, donde consiguieron retomar la población de Deir Ads. EFE/Str

El primer grupo de civiles y combatientes de la población rebelde de Daraya, a las afueras de Damasco, salió hoy de esta ciudad, bajo la supervisión de la ONU y la Media Luna Roja Siria, después del acuerdo alcanzado entre el régimen sirio y los grupos armados de su interior.

Publicidad

Según la ONG Observatorio Sirio de Derechos Humanos, los heridos y enfermos están siendo trasladados en ambulancias y los civiles son evacuados hacia localidades de la periferia de la capital, como Al Kasua o Haryala, y otros centros de refugio cerca de Damasco.

Las facciones armadas de Daraya, perteneciente al Ejército Libre Sirio, pactaron ayer con el régimen del presidente Bachar al Asad la entrega de la ciudad, a cambio de deponer el armamento pesado y de poder abandonarla en dirección a otra zona del país bajo control rebelde.

El Observatorio indicó que la aplicación del acuerdo se prolongará cuatro días, durante los que está previsto que en torno a 4.000 civiles y 700 combatiente dejen la zona, aunque fuentes del Consejo local de la población señalaron que al menos 8.000 personas residen en Daraya.

Dicho Consejo mostró en su perfil oficial de la red social Facebook imágenes de decenas de personas cargadas con bolsas y maletas agolpándose delante de los autobuses que han comenzado a sacarlos de la localidad.

La agencia oficial de noticias, SANA, también confirmó el comienzo de la evacuación y precisó que hoy serán sacados la mayoría de los civiles y que también podrán salir de Daraya 300 combatientes con sus familias.

El Observatorio informó de que esta mañana excavadoras habían comenzado a abrir caminos para permitir la entrada de vehículos de transporte y ambulancias a la ciudad, muy castigada por el régimen con bombardeos casi diarios, desde el pasado 8 de junio y sitiada desde 2012.

Aseguró que miles de civiles se quedarán en la localidad con el compromiso del Ejecutivo de que no tomará represalias contra ellos.

De acuerdo a datos de Naciones Unidas, casi 600.000 personas viven en poblaciones sitiadas de Siria, la mayor parte en zonas bloqueadas por el Gobierno. EFE (I)

Publicidad