Ecuador. Domingo 4 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Colombiano Octavio Escobar destaca momento que vive la literatura de su país

Escritor colombiano Octavio Escobar. Foto: www.literariedad.files.wordpress.com

Medellín (Colombia), (EFE).- El escritor colombiano Octavio Escobar, ganador del Premio Internacional de Novela Corta Ciudad de Barbastro (España) en 2014, destacó el reconocimiento que está recibiendo la literatura de su país en América Latina.

Publicidad

“La literatura colombiana, particularmente la narrativa, pasa por, no digamos un boom, pero sí hay una serie de obras que son significativas y han alcanzado reconocimiento en Latinoamérica”, dijo Escobar en una entrevista con Efe durante la X Fiesta del Libro y de la Cultura de Medellín (noroeste), de la cual es invitado.

El literato destacó el haber sido distinguido el jueves pasado con el Premio Nacional de Novela por su obra “Después y antes de Dios”.

“Ganar en un conjunto que de por sí es bueno agrega valor a mi obra”, señaló.

Su última obra, publicada por primera vez en España en 2014 luego de recibir el Premio Internacional de Novela Corta Ciudad de Barbastro, se basa en dos hechos ocurridos en su natal Manizales.

El primero es el de una mujer que asesinó a su madre y se quedó velándola durante algunos días para después huir, mientras que el segundo narra la historia de un sacerdote que creó una pirámide financiera haciendo que muchas personas le dieran dinero con la excusa de que era para la caridad.

Escobar resaltó que ambas historias tenían la necesidad de retratar “a una sociedad (la de Manizales) muy católica y muy conservadora, donde la religión es un factor muy importante”.

A pesar de que esas historias sean “bastante fuertes”, como él mismo las califica, afirmó que muchas personas de su ciudad han elogiado la novela y que esta se ha “leído muy bien” allí.

“Yo esperaba que algunas personas fueran supremamente críticas, que se sintieran dolidas, pero ha ocurrido todo lo contrario (…) Yo creo que como en cualquier otra ciudad, la gente (de Manizales) tiene consciencia del núcleo urbano en el que vive y de cuáles son sus características”, explicó.

En ese sentido, aseguró que “en todas las ciudades” hay grupos “muy conservadores y elitistas”, por lo que el hecho de que las historias sucedan en Manizales sirve para tipificar ese tipo de conductas y de sucesos.

“No puedo decir que el nombre de Manizales es un accidente, pero es simplemente un nombre que sirve para tipificar una conducta que se puede encontrar no solo en Colombia sino (…) en otras partes y creo que a eso se debe que la hayan premiado en España”, afirmó.

El autor reveló también que en algún momento pensó en no escribir la historia, pero destacó que al final esta se fue imponiendo, sobre todo “la voz de la protagonista, que es lo que realmente” le permitió “construir la novela”.

Escobar, de 54 años, ha publicado en total 13 obras, siete novelas, cinco cuentos y un libro de poemas, con los que ha ganado diversos premios en su país entre los que destaca el Premio Nacional de Cuento en 1997.

Entre ellas destacan los cuentos “De música ligera” (1998) y “Hotel en Shangri-Lá” (2002), y la novela “Cielo parcialmente nublado” (2013), que precedió a “Después y antes de Dios”, publicada por Pre-Textos en 2014.

Médico de profesión, el autor no pudo combinar su trabajo con la literatura, por lo que al final se decantó por las letras.

“Comencé a escribir historias y gané algunos premios, pero incluso en ese momento yo pensaba que la literatura iba a ser solamente un hobby. Pero poco a poco me fui interesando más y (…) en un determinado momento ya tenía que tomar una decisión práctica”, explicó.

Escobar, por sugerencia de un amigo, realizó una especialización en Literatura Latinoamericana, dejó de ser médico y actualmente es profesor de Literatura en la Universidad de Caldas en Manizales.

“Como durante tanto tiempo ambas (Literatura y Medicina) convivieron y el cambio se fue dando tan paulatinamente, no fue una transición dolorosa. Uno no deja de ser médico, uno siempre sigue dándole un consejo a un amigo, ayudándole a un familiar, olvida algunas cosas por supuesto y se vuelve más prudente”, agregó.

El escritor señaló además que “el espíritu del médico está ahí y la intención de servir también sigue”, pero aclaró que nunca volvería a ejercer como galeno.

“En ningún momento pensé en volver a la Medicina, porque no me parece responsable con la Medicina y con los pacientes. Un médico debe estar actualizado, tiene que estar con el sentido clínico aguzado y, por supuesto, no es el caso mío en este momento”, concluyó. (I)

Publicidad