Ecuador. Sábado 19 de Agosto de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La Unión Europea celebra su aniversario 60

El presidente del COnsejo Europeo, Donald Tusk, a la derecha, habla con líderes de la UE durante una cumbre en el salón de Orazi y Curiazi en el Palazzo dei Conservatori en Roma, el sábado 25 de marzo de 2017. (AP Foto/Alessandra Tarantino)

ROMA (AP) — Los jefes de gobierno de la Unión Europea conmemoraron el sábado en Roma el 60 aniversario del tratado fundacional del grupo como un punto de inflexión en su historia, sabiendo que Gran Bretaña iniciará oficialmente su divorcio del bloque la semana que viene.


Publicidad

En su solemne declaración para poner fin a la cumbre, los 27 líderes trataron de superar la parálisis que afecta al grupo en varios temas y defendieron la idea de que algunos estados miembros podrán seguir adelante en ciertos temas mientras otros permanecen al margen.

En medio de un intento desesperado de transmitir la idea de que la unidad consistente es la única vía de progreso en un mundo globalizado, la ausencia de la primera ministra, Theresa May, fue un símbolo de la crisis por la que pasan las otras 27 naciones de la Unión.

El presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, describió la salida de Reino Unido como “una tragedia”.

Por su parte, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, dijo que la unidad estable es la única forma de que la Unión Europea sobreviva.

“Europa como entidad política será unida o no será en absoluto”, dijo a los jefes de gobierno de Europa en una solemne ceremonia en el mismo elaborado salón donde se firmó el Tratado de Roma, el documento fundacional de la Unión Europea, el 25 de marzo de 1957.

“Sólo una Europa unida puede ser una Europa soberana en relación con el resto del mundo”, dijo Tusk. “Sólo una Europa soberana garantiza la independencia para sus naciones, garantiza la libertad para sus ciudadanos”.

Sin embargo, los mandatarios reconocieron para seguir avanzando que la unidad plena en algunos aspectos será impracticable.

“Actuaremos juntos, a ritmos e intensidades diferentes cuando sea necesario, moviéndonos en la misma dirección”, indicó la declaración firmada por los 27 países.

En la práctica, esto ha ocurrido con frecuencia en el pasado. Sólo 19 países están en la eurozona y no todos los miembros participan en la zona Schengen que permite viajar sin pasaportes.

En una serie de discursos, los mandatarios también admitieron que el bloque ha derivado en una compleja estructura que perdió poco a poco el contacto con sus ciudadanos, lo que se sumó a una crisis financiera que golpeó a varios de sus estados miembros en la última década.

El primer ministro de Italia, Paolo Gentiloni, que ejercía de anfitrión en la cumbre, dijo que en la última docena de años el desarrollo de la Unión Europea se ha detenido.

“Por desgracia, nos detuvimos”, dijo, lo que “desencadenó una crisis de rechazo”.

Pero al mismo tiempo, la cumbre en una soleada Roma, donde nuevas civilizaciones surgieron sobre las viejas ruinas y una y otra vez, también tenía un mensaje de optimismo.

“Sí, tenemos problemas; sí, hay dificultades; sí, habrá crisis en el futuro, pero nos alzamos juntos y seguimos hacia delante”, dijo Gentiloni. “Tenemos la fuerza de comenzar de nuevo”.

Al final de la sesión, los 27 miembros presentes firmaron una nueva Declaración de Roma diciendo que “la unidad de Europa es una empresa audaz, a largo plazo”.

“Nos hemos unido para mejor. Europa es nuestro futuro común”, añadió la declaración. (I)

The Associated Press