Ecuador. viernes 22 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Jefe militar aliado: No está clara la actitud agresiva de Rusia hacia la OTAN

"Ninguna fuerza podrá dominar" al pueblo ruso, dijo este martes el presidente Vladimir Putin, en el 72º aniversario del Día de la Victoria contra los nazis.

El presidente del Comité Militar de la OTAN, Petr Pavel, afirmó hoy que “no está claro” que Rusia mantenga una “actitud agresiva” hacia los países de la OTAN, pero recalcó que la Alianza debe “tomar en serio” su incremento de capacidades y estar preparada para cualquier amenaza potencial.


Publicidad

En un encuentro con el medio especializado en información comunitaria Politico, Pavel señaló que la OTAN define la presunta amenaza que supone Rusia sobre la base de sus capacidades y de su intención.

El responsable militar aliado recordó que Moscú está desarrollando capacidades tanto convencionales como nucleares, y que realiza ejercicios “a gran escala, más allá de los criterios de la OSCE”, en los que demuestra su “capacidad de desplegar tropas a gran distancia y de usarlas eficazmente”.

“No hay duda de sus crecientes capacidades”, comentó.

Por lo que se refiere a la intención de Rusia, Pavel admitió que “no está tan claro”.

“No podemos decir claramente que Rusia tenga una intención agresiva contra la OTAN, pero su actuación nos preocupa”, reconoció.

En su opinión, “tenemos que tomárnoslo muy en serio” a fin de “afrontar cualquier amenaza potencial”.

“Que no se repita la agresión contra Ucrania en ningún miembro de la Alianza”, apuntó, respecto del papel de Moscú en la crisis separatista prorrusa en el Este ucraniano.

El militar reconoció que Rusia ha llevado “a un nuevo nivel” las tácticas de guerra híbrida (uso de medidas no convencionales como ciberataques, fuerzas especiales, propaganda y guerra de la información).

También comentó la situación en el espacio aéreo báltico, pero asimismo en el mar Negro y en la frontera con Siria, donde aviones rusos hacen maniobras que “podrían ser claramente hostiles contra la OTAN”.

Se trata de “violaciones del espacio aéreo, no necesariamente en territorio de la OTAN, sino lo que llamamos comportamiento no profesional en el aire”, indicó, lo que ha llevado a las dos partes a abordar medidas de “transparencia y reducción de riesgos para evitar un incidente”.

Pavel, que descartó que la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) suponga una amenaza para la OTAN, recalcó que esas dos organizaciones “no compiten” sino que son “complementarias”.

“La identidad europea de defensa es un proceso muy saludable”, comentó sobre los esfuerzos comunitarios por potenciar su Defensa común.

Admitió que, especialmente de cara a las amenazas en el Sur o el Sureste de Europa, “no podemos basarnos en las estructuras de una sola institución”.

Sobre Turquía, comentó que es un “aliado importante que tiene que recibir apoyo” ante los desafíos de la inmigración o el terrorismo integrista a los que se enfrenta.

El jefe militar aliado también se refirió a la misión de la OTAN de asesoramiento, formación y asistencia de las fuerzas armadas afganas, que reconoció que aún no tiene fecha de término.

“Una vez se cumplan las condiciones, podremos dejar la responsabilidad totalmente a nuestros colegas afganos”, comentó.

Sobre la presión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para que los aliados europeos y Canadá cumplan con su compromiso de 2014 de llegar a invertir en una década un 2 % de su PIB en Defensa, Pavel reconoció que el tono del nuevo mandatario estadounidense es “más asertivo”.

Recalcó en cualquier caso que el objetivo es para 2024 y que “no sólo” hay que fijarse en las cifras, sino también en “las capacidades y los compromisos” de los países con las misiones. EFE