Ecuador. martes 24 de octubre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Gobierno de Macri pide prudencia ante la investigación de la muerte de Nisman

Foto: ARCHIVO - Fiscal Alberto Nisman murió en circunstancias extrañas. Pulso

El jefe del Gabinete de Ministros de Argentina, Marcos Peña, pidió hoy ser “superprudentes” respecto a la investigación de la muerte del fiscal Alberto Nisman y esperar a que la Justicia pueda dictaminar qué le ocurrió al procurador, que fue hallado en su casa con un tiro en la cabeza en enero de 2015.


Publicidad

En declaraciones difundidas por la Presidencia de la Nación, Peña opinó sobre el controvertido asunto mientras se espera que la Gendarmería entregue a la Fiscalía entre hoy y el viernes un informe pericial en el que se ahonda en las circunstancias de la muerte del fiscal, que, como adelantaron medios locales, determina supuestamente que fue golpeado, drogado y asesinado.

“Apenas asumió, el presidente Mauricio Macri tomó el compromiso con la familia, las hijas del fiscal en particular, de que se sepa la verdad”, subrayó el jefe de Gabinete, quien remarcó que el deceso de Nisman se inscribe en las “cosas graves y oscuras que los argentinos tenemos que poder saber“.

Respecto al informe policial, encargado por la Fiscalía para avanzar en la investigación sobre si fue un suicidio, un homicidio o un suicidio inducido, Peña aseveró que “hay que ser superprudentes” y esperar a que la Justicia “pueda dictaminar y que termine de confirmar lo que esto es hoy la línea de investigación”.

Poder reconciliarnos con la verdad, entender que los procesos judiciales no tienen que tener obstáculos o manipulaciones por parte del poder de turno y que como ciudadanos nos reconciliemos con que hay justicia y que llegue en tiempo y forma“, concluyó.

Nisman era el fiscal encargado de la investigación del atentado contra la mutua judía AMIA de Buenos Aires de 1994, que dejó 85 muertos y sigue impune.

Cuatro días antes de aparecer muerto, había acusado a la entonces presidenta Cristina Fernández (2007-2015) y otros miembros de su Gobierno de haber pretendido encubrir a los sospechosos iraníes de cometer el atentado contra la AMIA, para mejorar las relaciones con Irán.

Esto se realizó supuestamente a través de la firma en 2013 de un acuerdo con Irán que el Ejecutivo aseguraba serviría para avanzar en el esclarecimiento del atentado.

En diversas entrevistas recientes, la exmandataria ha reiterado su inocencia y remarcado que esa acusación es “absurda”, al tiempo que considera un “disparate mayúsculo” que haya quien crea que su Gobierno tuvo algo que ver con el fallecimiento de Nisman. EFE

(I)