Ecuador. viernes 17 de noviembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Puigdemont dice que Rajoy ha humillado a Cataluña y convoca al Parlament

ARCHIVO Un grupo de ciudadanos siguen desde una pantalla de televisión la declaración institucional del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, tras la decisión del Gobierno de aplicar el artículo 155 en Cataluña. EFE/Quique García

Barcelona (España), 21 oct (EFE).- El presidente de la región de Cataluña, Carles Puigdemont, anunció hoy que dejara en manos del Parlament autonómico la respuesta al “ataque” del Gobierno español, que hoy propuso el cese de todo el Gabinete de esa comunidad, entre otras medidas para frenar el proceso independentista.


Publicidad

Puigdemont emitió una declaración institucional horas después de que el Ejecutivo español propusiera, para su ratificación por el Senado el 27 de octubre, el cese del líder catalán y de todo su Gabinete, limitar las funciones del Parlamento regional y convocar elecciones autonómicas en el plazo máximo de seis meses.

Todo ello, según el Gobierno central, con el objetivo de restaurar el orden constitucional en esa región, donde las autoridades han impulsado un movimiento independentista juzgado ilegal por la Justicia.

La decisión del dirigente secesionista catalán fue pedir la convocatoria de un pleno del Parlamento autonómico -previsiblemente antes del día 27- para “debatir y decidir” una respuesta a las medidas contra el proceso independentista que impulsa y con el objetivo de “defender las instituciones” de Cataluña.

No anticipó, sin embargo, cuál puede ser su posición en ese debate parlamentario, después de días en los que los aliados del líder catalán plantearan culminar el desafío al Estado con una declaración unilateral de independencia.

“No podemos aceptar este ataque”, dijo Puigdemont, para quien el Ejecutivo español quiere “humillar” a Cataluña y gobernar desde Madrid los asuntos de la región.

Por eso llamó a una “conjura” para defender las instituciones catalanas y apeló a la “fuerza de la gente” para hacer valer sus aspiraciones.

El 1 de octubre tuvo lugar un referéndum ilegal en Cataluña en el que algo más de dos millones de personas, según las autoridades secesionistas, votaron a favor de separarse de España, para una población de 7,5 millones.

Todo el proceso fue declarado ilegal por el Tribunal Constitucional y, tras un requerimiento formal en días pasados del presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, a Puigdemont para que rectificara y volviera a la legalidad, éste esgrimió la posibilidad de que el Parlamento catalán vote la secesión en función de los resultados de la consulta irregular del 1 de octubre.

En este contexto, el Consejo de Ministros propuso hoy asumir diferentes competencias para devolver la región al marco legal.

Entre ellas figuran, además del cese del Gabinete regional y de la limitación de funciones de su Parlamento, ejercer temporalmente el control de las finanzas autonómicas, de la Policía regional (Mossos d ‘Esquadra) y de los medios de comunicación audiovisuales públicos.

Ahora corresponde al Senado tramitar esta propuesta de Rajoy, aunque no habrá sorpresas porque el partido gobernante cuanta con mayoría en esa Cámara y, además, con el respaldo añadido de los socialistas del PSOE y de los liberales de Ciudadanos.

La comparecencia de Puigdemont estuvo precedida de una manifestación en Barcelona en la que miles de personas (unas 450.000 según la Guardia Urbana) protestaron contra la decisión del Consejo de Ministros de hoy y para pedir la libertad de dos líderes de entidades sociales secesionistas que están en la cartel desde hace unos días por el supuesto delito de sedición.

El propio Puigdemont y otros líderes secesionistas podrían también ser objeto de la misma acusación por parte de la Justicia por promover ese proceso independentista que ha sido rechazado en todos sus pasos por los tribunales. EFE