Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Cristina Fernández auguró en 2011 “treinta años de vida útil” para submarino

ARCHIVO - En esta foto del 20 de agosto de 2009, la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, centro, el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino, Julio Grondona, izquierda, y el técnico de la selección argentina de fútbol, Diego Maradona, participan en un acto en el que se anunció la creación del programa Fútbol para Todos de estatización de las transmisiones de la liga argentina. Ocho años después el programa ha sido vinculado con corrupción. (AP Foto/Natacha Pisarenko, archivo)

Buenos Aires, 23 nov (EFE).- Un discurso de la expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), pronunciado en 2011, saltó hoy a la actualidad al augurar “una vida útil de más de 30 años” para el submarino ARA San Juan, desaparecido hace ocho días con 44 personas a bordo en aguas del Atlántico sur.


Publicidad

Hoy estamos terminando lo que se denominan los trabajos de media vida de este submarino (…) y en diciembre pato al agua, funcionando“, aseguraba Fernández de Kirchner en septiembre de 2011 durante el acto por la finalización de la primera etapa de reconstrucción del ARA San Juan.

Una puesta a nuevo que nos permitirá una vida útil de más de 30 años para este submarino San Juan“, agregaba la mandataria con “gran orgullo” por la reactivación de la industria naval argentina y ajena al drama en el que viven inmersos los argentinos desde hace más de una semana.

En ese momento, para la reparación del ARA San Juan, un submarino de fabricación alemana incorporado a la Armada argentina en 1985, fue necesario cortar literalmente por la mitad la nave y realizar más de 429 trabajos para los que se emplearon 250 mil horas.

El sumergible, de 66 metros de eslora y siete metros y medio de manga (ancho), zarpó de la ciudad de Ushuaia, en el extremo sur de Argentina, y tenía previsto regresar a su base de Mar del Plata (400 kilómetros al sur de Buenos Aires) el pasado domingo.

La Armada confirmó hoy que una anomalía acústica detectada el mismo día en que desapareció, a 30 millas de la última localización de la nave (en la zona del Golfo San Jorge, a 432 kilómetros de la costa de la Patagonia argentina) corresponde a un “evento anómalo singular corto, violento y no nuclear consistente con una explosión“.

A pesar de todo, continúa el intenso operativo de búsqueda en el que participan efectivos llegados desde diferentes partes del mundo.

Un avión de la Real Fuerza Aérea británica fue el último en unirse al rastreo, la primera aeronave de esta nacionalidad que llega al país austral desde la guerra de las Malvinas de 1982, que enfrentó a ambos países por la posesión de las islas.

Por su parte, los familiares ven como se desvanecen las esperanzas de encontrar a los 44 tripulantes con vida.

Algunos se sienten engañados y no han dudado en contar algunas malas experiencias de navegación de sus familiares a bordo del ARA San Juan. EFE

(I)