Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Macri anuncia investigación acerca de submarino desaparecido

(AP Foto/Víctor R. Caivano, Archivo)

Buenos Aires (EFE).- El presidente argentino, Mauricio Macri, anunció hoy una investigación “seria y profunda” y aseguró que mantendrá la búsqueda del submarino ARA San Juan en el Atlántico, en medio de la desesperanza de las familias de los 44 tripulantes por la falta de resultados y las críticas a la Armada.


Publicidad

“Estoy acá para garantizarles que vamos a continuar con la búsqueda, especialmente ahora que contamos con el apoyo de toda la comunidad internacional y nos va a llevar a poder dar con el submarino en los próximos días”, dijo el mandatario, que hasta ahora solo había hecho una breve mención sobre el hecho hace tres días.

Las declaraciones de Macri, quien consideró que se “va a requerir una investigación seria y profunda”, tuvieron lugar en medio de las crecientes críticas a la Armada por su supuesta responsabilidad en lo que respecta a la desaparición y la forma de dirigir la búsqueda.

Este viernes fuentes oficiales informaron a Efe que el Gobierno inició una investigación dentro de la Armada y destituirá a sus altos mandos una vez se haya encontrado la nave.

El sumario investiga a alrededor de 40 implicados y pretende determinar por qué desde la Armada no se dio la información “en tiempo y forma” al presidente, que es el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, así como al ministro de Defensa, Oscar Aguad, desde que se perdió la comunicación con el submarino.

Sin embargo, Macri mostró hoy cautela y pidió esperar a tener “información completa” antes de “buscar culpables”.

“La Armada viene cumpliendo con todos los plazos y comunicaciones que demandó desde el primer momento”, respondió al respecto el portavoz de esa fuerza castrense, Enrique Balbi.

Mientras, los familiares de los tripulantes siguen a la espera de algún resultado de la búsqueda.

“Espero una sorpresa pero no la espero en realidad. Es contradictorio. Se va pasando de la negación al sufrimiento, del optimismo al pesimismo… Hoy es todo pesimismo porque los días pasan”, reconoció Luis Tagliapietra, padre de Alejandro, teniente de corbeta de 27 años.

Tagliapietra no es optimista y piensa que el suceso, que ha conmocionado al mundo, no va a dejar supervivientes.

“Me concedió dos minutos el almirante González, me dio la mano y condolencias y el pésame y me habló en pasado, que mi hijo fue un gran marino y lamentaba profundamente todo lo que pasó”, añadió en su relato sobre el encuentro con uno de los superiores de Alejandro.

Sin embargo, la Armada insiste en que por cautela y hasta que no se encuentre la nave, en lo que están trabajando medios aéreos, navales y logísticos de Argentina y otros 13 países, no se pueden hacer “conjeturas”.

En medio de la incertidumbre, sin duda el punto de inflexión más doloroso fue cuando la fuerza militar nombró la palabra “explosión”.

Según reveló la Armada, y con base en una información de la Organización del Tratado de Prohibición Total de Pruebas Nucleares (CTBTO), con sede en Austria, apenas tres horas después de perder la comunicación con el sumergible, el 15 de noviembre, se detectó un “evento anómalo, singular, corto, violento y no nuclear consistente con una explosión” cerca de donde se reportó por última vez su ubicación.

Este lugar fue a unas millas de la zona del Golfo San Jorge, a 432 kilómetros de la costa de la Patagonia argentina, donde el submarino comunicó su posición en su trayecto desde el puerto austral de Ushuaia hasta la localidad bonaerense de Mar del Plata, adonde debería haber llegado el domingo pasado.

Sin embargo, hasta el momento no se ha confirmado si esa explosión procedió de la nave y unas declaraciones hoy del responsable de la CTBTO no han hecho sino enmarañar aún más la situación.

“Lo que registramos es un impulso, una breve señal, pero esto no significa que el submarino haya explotado. Es un error que mucha gente está diciendo”, afirmó Lassina Zerbo en una entrevista concedida a Efe en Viena.

A esto se suma que la jueza argentina Marta Yáñez, que investiga la desaparición, declaró hoy que la nave, en su último viaje, podría estar en medio de una “misión de carácter confidencial”, lo que fue desmentido tajantemente por el capitán Balbi.

“No estaba en una misión ni secreta ni especial, sino ejerciendo control de soberanía. No hay ningún indicio de algún ataque ni nada por el estilo”, afirmó el portavoz.

Así y todo, entre el dolor por seguir sin noticias de la nave se multiplican las escenas de cariño en honor de los tripulantes.

Alrededor de 350 personas marcharon en Mar del Plata desde la Gruta de Nuestra Señora de Lourdes, patrona de los enfermos, hasta la Base Naval de la ciudad, a unos 3 kilómetros, donde desde hace una semana aguardan noticias los familiares de la tripulación.

“Submarino ARA San Juan, rezamos por ustedes. Un país los espera. Fuerza a los 44”, señalaba el cartel que portaba consigo uno de los peregrinos de Mar del Plata. EFE (I)

rgm/dmt