Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Buena idea, mal aplicada

Vicente Albornoz
Quito, Ecuador

El día viernes, el diario El Comercio publicó una serie de datos que muestran que las víctimas fatales de los accidentes de tránsito en el feriado de Año Nuevo han aumentado en relación con el año anterior. Contradictoriamente, esto ocurre cuando se está implementando un control mucho más estricto de límites de velocidad. ¿Qué pasó? Mi teoría, sin ser un experto en temas de tránsito, es que, como muchas cosas en este Gobierno, el límite de velocidad es una buena idea, mal aplicada.

Vicente Albornoz
Quito, Ecuador


Publicidad

El día viernes, el diario El Comercio publicó una serie de datos que muestran que las víctimas fatales de los accidentes de tránsito en el feriado de Año Nuevo han aumentado en relación con el año anterior. Contradictoriamente, esto ocurre cuando se está implementando un control mucho más estricto de límites de velocidad. ¿Qué pasó? Mi teoría, sin ser un experto en temas de tránsito, es que, como muchas cosas en este Gobierno, el límite de velocidad es una buena idea, mal aplicada.

Al poner un límite de velocidad, se debe encontrar el complejo equilibrio entre seguridad y eficiencia. Sería muy seguro poner un límite de velocidad de, digamos, 20 km/h, pero en ese caso nada se movería en el país. Por otro lado, todo se movería rápido si el límite fuera 200 km/h, pero los accidentes serían demasiados. Obviamente, eso significa que los límites deben estar en función de la calidad de las vías y de los vehículos.

En buenas carreteras y con buenos autos, los límites pueden ser más altos. Por ejemplo, Alemania, el país de los autos de lujo y el inventor de las autopistas, tiene muchas vías sin límite de velocidad y, al mismo tiempo, un bajo nivel de accidentes.

Para sustentar lo de “buena idea mal implementada”, voy a dar un par de ejemplos. La vía Simón Bolívar, al este de Quito, es una autopista que llega a tener hasta 10 carriles (5 de ida, 5 de vuelta). Los peraltes están bien hechos y el asfalto está en perfecto estado. Velocidad máxima, 90 km por hora. Muy seguro, pero tremendamente ineficiente, pero la ley y su reglamento obligan a que ese sea el límite. No se considera que es una carretera en la que no sería peligroso ir más rápido.

Otro ejemplo, la vía Baños- Puyo, una carretera en buen estado, pero que dista mucho de ser una autopista. Es una vía llena de curvas, con sólo un carril de ida y un carril de regreso que, además, va junto a varios precipicios al bajar por la cordillera. Velocidad máxima, 100 km/h. Y ese es el límite porque las normas así lo fijan, aunque sería una locura circular por ahí a más de 80 km/h.

En conclusión, poner límites a la velocidad está bien, pero no esos límites, tan cuadrados e inflexibles. Hay carreteras en el Ecuador en las que no sería peligroso circular a más del límite, mientras que en otras sería suicida llegar a la velocidad máxima permitida. La idea es buena, la implementación deficiente.

En este Gobierno hay un montón de buenas ideas, mal aplicadas.

Era una buena idea subir el bono, pero no con ese financiamiento. Era una buena idea aumentar la participación del Estado en la producción petrolera, pero no rompiendo contratos vigentes. Era una buena idea reformar la justicia, pero no con ese proceso. Era una buena idea cambiar el sistema político, pero no con esa Constitución.

* El texto de Vicente Albornoz ha sido publicado originalmente en El Comercio.

1 Comentario el Buena idea, mal aplicada

  1. Andres Arellano // lunes 7 de enero de 2013 en 14:09 //

    Excelente reflexion. Hay muchas cosas que iniciaron prometedoras con este gobierno al que apoye por mas de 2 años. Cada vez con mayores dudas cabe señalar.
    Sin embargo, las formas en que esas ideas prometedoras se cristalizaban hizo cuestionarme el apoyo al gobierno. Hoy no puedo hacerlo mas. No puedo porque simplemente no se puede apoyar acciones que mas temprano que tarde no pasaran facturas terribles. Por ejemplo, las obras hechas con un enorme, enorme endeudamiento a China en poquisimos años nos pasaran factura y entonces no habra petroleo que sea suficiente. Y muchoas otras cosas. Para bajar las utilidades de los banqueros se podia obligar a los bancos a entregar creditos a la produccion de pequeños emprendimientos a tasas realmente bajas, no creditos a consumo, a la produccion y emprendimientos. Sin embargo bajar las utilidades a los banqueros para dar un bono que incentiva al no trabajo (que por cierto trabajos no hay) jamas sera lo mejor. Ayudar al que no tiene por supuesto que lo apoyo. Regalar dinero a gente en edad productiva y con plenas facultades de trabajar no lo apoyaria nunca.
    Que exista mejor sistema de salud quien no lo apoyaria. Que el gasto enorme que eso significa sea solo para pintar las paredes, decorar locales y poner carteles gigantescos de color verde son cosas que todos deberiamos repudiar. Cerrar universidades mediocres merecio mi aplauso. que el gobierbo no haya creado ninguna universidad nueva de excelencia en lugar de las que cerro, son cosas que yo personalmente ya deje de apoyar hace mucho tiempo.

Los comentarios están cerrados.