Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Duzac: ¿audiencia 2014?

Eduardo Carmigniani
Guayaquil, Ecuador

Escuché al fiscal general, en entrevista difundida el pasado martes 17 por la cadena Ecuavisa, que recién durante el primer trimestre del próximo año va a pedir que se convoque a nueva audiencia para formular cargos en el feo asuntito ese del atraco a Cofiec, parapetado tras un “préstamo” dado hace dos años al conserje Duzac.

Eduardo Carmigniani
Guayaquil, Ecuador


Publicidad

Escuché al fiscal general, en entrevista difundida el pasado martes 17 por la cadena Ecuavisa, que recién durante el primer trimestre del próximo año va a pedir que se convoque a nueva audiencia para formular cargos en el feo asuntito ese del atraco a Cofiec, parapetado tras un “préstamo” dado hace dos años al conserje Duzac.

Eso implica una muy importante postergación frente a lo dicho por el mismo funcionario a fines de octubre de este año, cuando anunció que “estaba por pedir” la referida convocatoria, luego de que la audiencia inicialmente prevista para septiembre de 2013 resultó fallida por aquello de que en el expediente no constaba un requisito meramente formal, cual era la certificación de que en la época del ilícito uno de los anunciados como procesado –Pedro Delgado- ejercía un cargo que le otorga fuero de Corte Nacional.

Si a lo anterior se suma que, en las declaraciones de fines de octubre, el fiscal explicó que ya contaba con el testimonio del testaferro Duzac y que de esa versión surgían datos muy importantes para la investigación (nada menos que del peculado bancario cometido, agrego yo), debo entender que con posterioridad, en la misma antedicha investigación –cuyos hallazgos son por el momento reservados, según la ley-, han surgido nuevos importantes datos que justifiquen la nueva demora ahora anunciada. Si esto no fuese así a la postergación habría que cambiarle el adjetivo, que de importante tendría que pasar a ser indebida, inexplicable, inaudita, o algo parecido.

A propósito del adjetivo aplicable, no sé por qué el instinto me hace recordar al señor Buñay, presidente ejecutivo de Cofiec de la época en que se autorizó el “desembolso”; se me ocurre que algo nuevo habrá contado o tendrá que contar a la fiscalía, en adición a lo que dijo en su momento en su comparecencia ante la Asamblea Nacional. Pero prefiero no lucubrar y esperar al primer trimestre de 2014, como pide el fiscal general, para enterarme oficialmente de los resultados de la indagación. En fin, el peculado no prescribe y al menos no se ha anunciado que la audiencia será efectuada el próximo día de los inocentes.