Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Militares del pasado

Alberto Molina
Quito, Ecuador

En medio de la algarabía y los aplausos de los asistentes, el Presidente Correa, semanalmente “informa” al país de todas sus actividades en la administración del Estado; cuando se refiere a los militares, da disposiciones, llama la atención, hace observaciones e incluso denuncia.

Alberto Molina

Alberto Molina
Quito, Ecuador


Publicidad

En medio de la algarabía y los aplausos de los asistentes, el Presidente Correa, semanalmente “informa” al país de todas sus actividades en la administración del Estado; cuando se refiere a los militares, da disposiciones, llama la atención, hace observaciones e incluso denuncia.

Ha señalado que hay “privilegios” en las FF.AA. “que marcan las diferencias entre oficiales y tropa”. Calificó “como diferencias odiosas, con comidas diferentes para oficiales y tropa…”. Que tiene la “percepción” de que el servicio militar en nuestro país “es tremendamente ineficiente” y que “tal vez para eso no se necesita un año, sino dos o tres meses…”. Dispuso que “ningún soldado ecuatoriano se preparará en la Escuela de las Américas”. Denunció que existía un “Plan Revancha”, cuyo objetivo era desestabilizar a su régimen. “Están involucrados los políticos de siempre, oficiales en servicio pasivo, verdaderos traidores a la patria y uno que otro oficial en servicio activo”.

Visto así, los días sábados, los miembros de la cúpula militar deberán estar atentos para dar cumplimiento a las órdenes y observaciones que hace su “Comandante en Jefe”.

Inédito, las políticas de la seguridad y defensa nacional se preparan fuera del ámbito castrense y sin su conocimiento. Como de costumbre el Presidente, en una sabatina, dijo que el personal militar  había crecido “incomprensiblemente” desde la firma de la paz con Perú; que se necesita personal para las entidades  complementarias de seguridad y que los miembros de las FF.AA., que voluntariamente deseen ser trasladados a dichas entidades, tendrían varios incentivos,  como no pedir “la baja”, que ascenderían al grado superior, entre otros.

Frente a esa extraña propuesta, el Jefe del Comando Conjunto acompañado de los Comandantes de Fuerza, en un video, señaló: “El Alto Mando de las FF.AA. se encuentra sumamente preocupado, ante el proyecto anunciado, el cual no ha sido presentado ni socializado en el Misterio de Defensa y Comando Conjunto, por lo que se han  realizado las gestiones a fin de que el mencionado documento sea conocido por la institución, luego de lo cual tendremos una opinión consensuada que se hará conocer usando los canales respectivos ante las autoridades correspondientes”.

Cómo no van a estar preocupados los mandos militares, si se pretende hacer graciosas concesiones sin su conocimiento y sin su opinión, violando la Constitución y las leyes militares.

El Jefe de Estado calificó a la difusión del video como “un desliz”, como “un error” por parte del Alto Mando Militar. Además, atribuyó (estas preocupaciones) al fruto de la “conspiración permanente” donde hay mala fe por parte de los militares del pasado.

Los “militares del pasado” a los que que se refiere el Presidente le dimos honor y gloria a la patria porque cumplimos  nuestra sagrada misión en la guerra y en la paz; siempre estuvimos junto a nuestro pueblo, razón suficiente para que las FF.AA. sean queridas, admiradas y respetadas. Esos mismos militares del pasado les formamos en valores, de lealtad, disciplina, abnegación y sacrificio a los militares del presente, para que diga públicamente el Presidente Correa: “que tiene un tan buen Comando Conjunto” y “que son extraordinarios oficiales”.

* Alberto Molina Flores es coronel, en retiro, de las Fuerzas Armadas del Ecuador.

Otros textos de Alberto Molina publicados en LaRepública:

Héroes olvidados y otros condecorados

Entidades de seguridad ciudadana

De jenízaros y el servicio de protección pública