Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Un dream act para cubanos en Ecuador

David Ochoa
Quito, Ecuador

Esta semana, el embajador cubano fue entrevistado en televisión nacional. Defendió la forma de democracia que funciona en Cuba. No mencionó a la diáspora cubana en Ecuador. Tampoco le preguntaron sobre aquello.

David Ochoa
Quito, Ecuador


Publicidad

Esta semana, el embajador cubano fue entrevistado en televisión nacional. Defendió la forma de democracia que funciona en Cuba. No mencionó a la diáspora cubana en Ecuador. Tampoco le preguntaron sobre aquello.

A partir de la Constitución de 2008, el principio de ciudadanía universal levantó el requisito de visa para turismo a ciudadanos de todos los países del mundo, con un tamiz posterior. Desde entonces, miles de cubanos han llegado a Ecuador, unos para quedarse y otros para migrar a otros países. Anteriormente, el gobierno cubano emitía un permiso para salir del país, que requería una carta de invitación emitida por un residente del país de destino. En cuanto ese requisito fue levantado por Raúl Castro, Ecuador impuso la carta de invitación como requisito para ingreso de cubanos.

En 2014, la Cancillería ecuatoriana eliminó el requisito de la carta de invitación. A pesar de ello, muchos cubanos han sido regresados a su país, porque autoridades migratorias continuaban exigiendo la carta de invitación. Para lograr salir, algunos cubanos llegaron a situaciones extremas como cortarse las venas o embadurnarse excremento. Probablemente otros cubanos lograron sortear migración con actos de corrupción.

Desde 2008 hasta este año, miles de cubanos que llegaron en calidad de turista, se han quedado más allá del período de noventa días. La Constitución prohíbe tratar a los migrantes como ilegales, pero su situación migratoria no es regular: no encajan en ninguna figura de visado ni de residencia permanente.

Muchos cubanos contrajeron matrimonio, real o ficticio, con ecuatorianos o con residentes permanentes. Mecanismos irregulares fueron detectados por el Registro Civil, que revocó varios matrimonios y estableció severos requisitos para que cubanos puedan contraer matrimonio en Ecuador. Algunos de esos requisitos no son exigidos para nacionales de otros países. El principio constitucional de igualdad podría verse desafiado por estos requisitos administrativos.

También tienen situación irregular, miles de colombianos que salieron desde la implementación del Plan Colombia, solicitaron refugio y les fue negado: muchos no salieron del país dentro del plazo legal.

El presidente Correa ha anunciado un proyecto de ley sobre movilidad humana. Este proyecto debería incluir normas que regularicen la estadía de miles de extranjeros, cubanos y de otras nacionalidades, para lograr la igualdad material, que les permita acceder a trabajo, estudios, contratos, bancarización, seguridad social y muchos otros derechos en igualdad de condiciones con los demás habitantes.

El embajador cubano no abordó la cuestión de su comunidad migrante en el país. Nadie en el programa de entrevistas le preguntó sobre el tema, tampoco. Parecería que esta situación humana no es de interés para la prensa o para la diplomacia.