Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El angelito mordaza

Betty Escobar
Washington, Estados Unidos

“Somos afortunados de vivir en un país donde los periodistas, día a día, tienen la libertad de hacer duras críticas al presidente, pero sabemos que no todos tienen la misma suerte… Nuestros pensamientos están con aquellos en Ucrania, Afganistán, Siria, Egipto, donde arriesgan todo, a veces hasta sus vidas para reportar las noticias”, Barack Obama, discurso en la cena anual que ofrece la Casa Blanca en honor a los corresponsales.

Bettty Escobar

Betty Escobar
Washington, Estados Unidos


Publicidad

“Somos afortunados de vivir en un país donde los periodistas, día a día, tienen la libertad de hacer duras críticas al presidente, pero sabemos que no todos tienen la misma suerte… Nuestros pensamientos están con aquellos en Ucrania, Afganistán, Siria, Egipto, donde arriesgan todo, a veces hasta sus vidas para reportar las noticias”, Barack Obama, discurso en la cena anual que ofrece la Casa Blanca en honor a los corresponsales.

Al presidente Obama le faltó añadir algunos países de Latinoamérica donde los periodistas no son libres de ejercer su profesión o donde se crean leyes que afectan su trabajo. Leyes como el angelito aquel que nació en Ecuador el 25 de junio del 2013, la Ley Orgánica de Comunicación (LOC). Un año de eso, quién lo creyera.

Fue el 31 de enero pasado, cumplía 7 meses y empezaba a gatear, cuando vimos una de sus primeras gracias (entiéndase sanción de la Supercom). Por la caricatura Regale la Navidad, Xavier Bonilla (Bonil) fue obligado a rectificar y el diario El U niverso a pagar cerca de 90.000 dólares.

Así continuó el angelito LOC, gracia tras gracia: el 24 de enero, RTS fue multado con más de 60.000 dólares por informar sobre un caso que investiga la Fiscalía. El 27 de marzo se dispuso que el diario Extra publicara una disculpa por el segmento Lunes Sexy. El 4 de abril, Alfredo Pinoargote, de Ecuavisa, tuvo que ofrecer disculpas por comentarios supuestamente discriminatorios. El 12 de mayo se sancionó al semanario El Observador, de Pastaza, con una amonestación por una columna que habría afectado la honra del alcalde. El 28 de mayo se multó a la Radio Súper W 96.9 de La Concordia con 1.360 dólares por no entregar copias de un programa donde supuestamente se ofendió la dignidad de su alcaldesa. El 5 de junio se sancionó a Teleamazonas con dos multas de 1.360 dólares por no entregar copias de Vivos y La pareja feliz, solicitadas por Diane Rodríguez, quien denunció supuesta discriminación. Y si sigo, me gasto el espacio entero de mi columna.

Según el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), se presentaron más de 100 quejas ante la Supercom y se dictaron unas 30 sanciones. Claro que no todas las quejas son acogidas. Martha Roldós denunció a El Telégrafo, Agencia Andes, Radio Pública y TC Televisión por linchamiento mediático, pero la denuncia fue archivada.

Me pregunto si también archivarán la denuncia de Carlos Vera Q. contra La Hora, El Universo, El Comercio y Hoy por no dar “suficiente” cobertura al viaje del presidente a Chile. Me imagino que si pudiera, igualmente denunciaría a la FIFA por programar partidos del Mundial a la misma hora que la sabatina. ¡Qué mala la FIFA!

Vaya, este angelito LOC –que a su primer año ya camina– se ha hecho sentir, y de qué manera. ¿Se imaginan lo que viene? No quiero ni pensar cuando comience a correr. ¡Ay mamá!

Pero pilas, “compañeritos”, ya están en camino más angelitos: las casi 20 enmiendas a la Constitución y el Código Monetario, que tratan de ver la luz y con cáracter de u-r-g-e-n-t-e. Que nos agarren confesados, porque no creo que estos “angelitos” hagan de nuestras vidas un paraíso terrenal, por lo menos a los de pensamiento libre, no.