Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Servicio cívico-militar con la Patria

Alberto Molina Flores
Quito, Ecuador

El servicio militar históricamente constituía  una contribución obligatoria a la defensa nacional. Napoleón promulgó una orden para que todos los hombres sin hijos, de edad entre 18 y 40 años, debieran prestar su servicio militar. En los diferentes países de Europa y América los varones tenían similar obligación, con pequeñas variantes en la edad y en el tiempo de permanencia en los cuarteles.

Alberto Molina

Alberto Molina Flores
Quito, Ecuador


Publicidad

El servicio militar históricamente constituía  una contribución obligatoria a la defensa nacional. Napoleón promulgó una orden para que todos los hombres sin hijos, de edad entre 18 y 40 años, debieran prestar su servicio militar. En los diferentes países de Europa y América los varones tenían similar obligación, con pequeñas variantes en la edad y en el tiempo de permanencia en los cuarteles.

En nuestro país, el 3 de abril de 1837, el Congreso expidió la Ley sobre Conscripción del Ejército,  el Art.1, establecía que “Todo ecuatoriano desde la edad de veinte a veinticinco años cumplidos será alistado para el servicio de las armas”. En toda la vida republicana de nuestro país, el servicio militar ha sido obligatorio. Las obligaciones militares para todos los ciudadanos varones comenzaba a los 18 años con la calificación, luego de 1 año de conscripción  pasaban a pertenecer a las FF.AA. permanentes, con licencia sin sueldo durante 5 años y por último, a las reservas hasta cumplir los 55 años.

En nuestro país cada año existen  alrededor de 120 mil ciudadanos en edad de servicio militar, de los cuales sólo eran reclutados entre el 17 y 21%;  es decir entre 20 y 25 mil ciudadanos. De acuerdo a la Constitución vigente, el servicio militar es voluntario. Los ciudadanos, normalmente de los estratos más pobres, acuden al acuartelamiento, unos por vocación, con la aspiración de seguir la carrera militar y otros como una alternativa a la falta de trabajo.

El Presidente Correa, en una de las sabatinas dijo que tenía la “percepción” de que el servicio militar en nuestro país “era tremendamente ineficiente” y señalaba que “tal vez para eso no se necesita un año, sino 2 o 3 meses y entrenamiento permanente”. Javier Ponce  cuando era Ministro de Defensa, señaló: “mi idea es ampliar a dos años o tres la conscripción voluntaria”; de estas declaraciones podríamos “percibir” que ni uno ni otro sabían de qué hablaban; en todo caso, en este gobierno la decisión es que el servicio militar sea de 6 meses y que de 16.000 conscriptos que se reclutan ahora, se reduzca a 10 mil.

Vale la pena señalar que durante l año de conscripción, el ciudadano no sólo recibía entrenamiento militar para que pudiera enfrentarse a los rigores del combate, sino que recibía una formación integral, se le inculcaba el amor a la patria y valores cívicos; hábitos de higiene, de disciplina, de responsabilidad; además, aprendía un oficio. Estos ciudadanos al cumplir su deber con la patria, salían del cuartel con otra visión, sintiéndose más útiles para emprender nuevos desafios en su vida.

Mi reflexión es que todos los ecuatorianos, hombres y mujeres, tienen una obligación para con su patria; ¿por qué sólo los médicos deben cumplir con 1 año de medicinal rural?; se debería extender esta obligación a todos los profesionales para que puedan ejercer su profesión, es decir abogados, ingenieros, arquitectos, economistas, veterinarios, etc. Es decir cumplir con un servicio cívico obligatorio.

Coronel (r) Alberto Molina Flores