Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

¿Pierden importancia las Fuerzas Armadas?

Alberto Molina

Alberto Molina
Quito, Ecuador


Publicidad

El proyecto de Ley reformatoria a la Ley de Personal de las FF.AA., enviado a la Asamblea por el Presidente Correa, y discutido en primer debate, dispone que se derogue el Art. 45 de la Ley de Personal de las FF.AA., el cual se relaciona con los cargos de edecanes militares de las principales autoridades del país. En dicho proyecto simplemente se establece, sin mencionarlo, que los edecanes no son necesarios; se esgrime, entre otros motivos, que de acuerdo a la Ley Órganica de la Defensa Nacional, el representante legal de las FF.AA es el Ministro de Defensa, sin duda que así lo es. La presencia del edecán es una representación institucional, una demostración de la subordinación de las FF.AA. al poder civil, legítimamente constituido.

Los edecanes son oficiales distinguidos, con altas calificaciones; deben reunir, entre otras cualidades, la discreción y la lealtad. Son testigos de las reuniones más reservadas y de muchos secretos; razón fundamental para que el dignatario deposite en él su absoluta confianza.

En el mismo proyecto, se pretende establecer que los ascensos de los oficiales sea mediante Acuerdo Ministerial y no mediante Decreto Ejecutivo. En toda la vida republicana de nuestro país, los oficiales de las FF.AA., han sido ascendidos mediante Decreto Ejecutivo.

En la exposición de motivos, se esgrime que “es necesario limitar al mínimo indispensable la carga administrativa que tiene el Presidente, puesto que la expedición de Decretos Ejecutivos, la mayoría de veces, si no la totalidad, constituye un formalismo innecesario”. En buen romance, el Presidente “no tiene tiempo” para firmar los decretos de ascenso de los oficiales de las FF.AA. ¿formalismo innecesario? ¡Qué barbaridad!

Hay que recordar que la Constitución señala que el Presidente es la autoridad máxima de las FF.AA., no dice que es la autoridad máxima del ministerio de Educación, de Salud o de otras instituciones del Estado, lo dice de las FF.AA., no sólo porque son las depositarias de las armas confiadas por el pueblo ecuatoriano para la defensa nacional; sino que tienen misiones fundamentales señaladas en la Constitución y que tiene que ver con la supervivencia de la patria.

Aprobar estas reformas es negar la historia, las tradiciones de una institución como la militar que es admirada, querida y respetada por el pueblo ecuatoriano.

Hay diferentes formas de debilitar a las FF.AA., una es cuantitativa, es decir, disminuyendo sus efectivos, armamento y equipo; otra, el debilitamiento moral, que hace mayor daño; una tropa debe estar siempre motivada y alentada por sus comandantes. Por lo tanto, lo que se pretende con este proyecto, es menoscabar la moral y la importancia que tienen las FF.AA. ecuatorianas.

Es oportuno transcribir un fragmento del discurso que pronunciara ese insigne patriota y estadista, Doctor José María Velasco Ibarra, en un cuartel, el 16 de enero de 1956.

“El Ejército ecuatoriano está por encima de los partidos políticos, está al margen de los partidos políticos, no será jamás obstáculo para que se definan las corrientes cívicas y políticas en el futuro de la República, pero una sola cosa si impondrá: que ninguna fuerza política pretenda amenguar, rebajar, disminuir a las Fuerzas Armadas Ecuatorianas, porque las Fuerzas Armadas Ecuatorianas no son asunto de juego, no son asunto de pasión, ni asunto de convencionalismos políticos, ni de ambiciones sin fundamento ni base; las Fuerzas Armadas Ecuatorianas son la raíz misma de la Patria, su brazo, su columna vertebral de la República, su muralla moral; y así como con la Patria no se puede jugar, con la Patria no caben represalias, así también nadie puede jugar con las Fuerzas Armadas Ecuatorianas, ni tomar represalias, ni venganzas, ni servirse de ellas en forma antipatriótica y arbitraria. Libertad, amplia libertad, absoluta libertad, pero respeto sagrado a la Patria y a las Fuerzas Armadas Ecuatorianas, cimiento, base y defensa de la República”.

Discurso de respeto y de admiración a las Gloriosas Fuerzas Armadas, como tantos que pronunciara el Presidente Velasco Ibarra, reconociendo la importancia de las FF.AA. en un pais que se respeta la democracia y las libertades.

___

* Alberto Molina Flores es coronel (r) de las Fuerzas Armadas del Ecuador