Ecuador. miércoles 20 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Sietemesino Odebrecht

Eduardo Carmigniani
Guayaquil, Ecuador

Hace siete meses se hizo público el acuerdo de Odebrecht con las autoridades estadounidenses, que desveló los sobornos de la constructora para conseguir contratos públicos y desveló a los sobornados.

Es ahí donde se menciona lo de las coimas por 33,5 millones de dólares durante el régimen Correa. Hasta la fecha, eso ha generado dos procesos penales en nuestro país. Hay otras investigaciones en la Fiscalía, pero muy poco se conoce al respecto pues todavía son legalmente reservadas. Veamos, pues, lo avanzado en lo que es público.


Publicidad

Primero: la Fiscalía imputa a Ricardo Rivera Arauz, tío del vicepresidente Glas, de que “habría recibido sobornos por parte de la Empresa Constructora Odebrecht S. A. como pago del 1 % de todo contrato que suscriba la compañía en el Ecuador… …aprovechándose con el parentesco de altos funcionarios. Por estos contratos la empresa habría entregado la cantidad aproximada de USD 5 millones entre 2012 y 2013 mediante transferencias electrónicas. Además… …había entregado dinero en efectivo por USD 8 millones de dólares…”.

Segundo: la Fiscalía imputa al exministro de Electricidad del régimen Correa, Alecksey Mosquera, haber recibido de Odebrecht un millón de dólares en 2008, cuando ejercía el cargo.

En números redondos, restando las coimas juzgadas en esos dos procesos, digamos que falta enjuiciar otras por 19,5 millones de dólares. La Fiscalía ya recibió, hace poco más de un mes, de las autoridades brasileñas, información sobre los acuerdos de delación con funcionarios de Odebrecht. No se conoce aún si aquella aporta nuevos elementos sobre los mismos casos ya enjuiciados (videos de las “negociaciones” con Rivera, se me ocurre), o si revela otros casos, que completen los 33,5 millones.

Esos son, hasta la fecha, los resultados ecuatorianos del sietemesino acuerdo, que ya tiene con órdenes de prisión preventiva a algunos expresidentes y otros altos cargos latinoamericanos. Nosotros vamos más lento, pero la verdad igual se sabrá.

Estos delitos no prescriben.