El Tribunal Penal de Juicio de Pavas, en Costa Rica, condenó el viernes a José Luis Álava Alvarado a cinco años de prisión, al encontrarlo responsable del delito de abuso sexual contra menor de edad, según ha informado el diario La Nación, de Costa Rica.

Este caso tiene su origen en una denuncia que interpuso una mujer de origen ecuatoriano, el 30 de setiembre del 2008, en la Fiscalía de Pavas. Ella manifestó que, mientras laboraba en la casa de la embajadora de Ecuador en Rohrmoser, Pavas, su hija, que en aquel momento tenía cinco años, fue víctima de abuso sexual. La madre señaló como sospechoso del hecho delictivo a Álava, un nieto de la embajadora de Ecuador en Costa Rica, Daysi Espinel Álvarez. La embajadora es madre del secretario general de la Administración, Vinicio Alvarado Espinel, y del Secretario de Información, Fernando Alvarado Espinel.

El implicado fue detenido por la Policía Internacional (Interpol) en Estados Unidos, de donde lo extraditaron a Costa Rica.

La oficina de prensa de la Corte informó ayer de que, en el debate, los jueces Ástrid Jiménez Aguilar, Shirley Moraga Torres y Raymond Porter Aguilar encontraron suficientes elementos de prueba para dictar sentencia condenatoria.

El Tribunal revocó la libertad de Álava y le impuso seis meses de prisión preventiva.

Cuando se inició el proceso, la familia de Álava calificó la denuncia como una “extorsión” por parte de una ex empleada doméstica.