Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Lasso se pronuncia contra despenalización del aborto

El excandidato presidencial Guillermo Lasso se ha pronunciado hoy, en una carta enviada a la jefa del bloque legislativo de CREO, Mae Montaño, en contra de la despenalización del aborto, que se ha discutido hoy en el segundo debate del nuevo Código Integral Penal. “Nunca es aceptable la eliminación directa de un ser humano inocente”, ha escrito.


Publicidad

La carta de Lasso a Mae Montaño ha sido publicada en su cuenta de Facebook. El siguiente es el texto íntegro:

“El debate en curso en la Asamblea acerca de Código Penal ofrece una oportunidad para mejorar la normativa sobre el delito del aborto, sobre todo porque, no hace muchos años, parece que se introdujeron dos figuras eximentes como avanzada para llegar a la plena despenalización del aborto. Se trata de los llamados ‘aborto terapéutico’ y ‘aborto eugenésico’.

La redacción que se quiere conservar despenaliza el crimen del aborto cuando se encuentre en peligro la vida de la madre. Se trata de una figura ficticia, porque nunca la criatura por nacer puede ser tomada como amenaza para la vida de la madre. La medicina moderna no vislumbra casos en que la salvación de la vida de la madre exija la eliminación de la vida del hijo, sino que estima su responsabilidad la salvación de ambas vidas. Nunca es aceptable, en todo caso, la eliminación directa de un ser humano inocente.

El aborto eugenésico perfila un caso muy singular, que suma los elementos de una violación de la mujer y la calidad de idiota o demente de la misma. Parece que algo ha cambiado en la redacción y ahora se habla de discapacidad en lugar de demencia. Pero esto significa que un nascituro sea sacrificado para proteger la salud de la raza, que viene a ser históricamente el origen de esta figura. Sigue siendo un crimen.

Estos motivos de despenalización suelen ser rápidamente expandidos, una vez abierta la brecha en el dique. De hecho, el motivo de la vida de la madre suele venir ampliado enseguida con una referencia a la ‘vida o enfermedad’, que permitiría abortar si la mujer alega un dolor de cabeza. Y la eximente del aborto eugenésico –y su motivo legitimador hasta ahora- se cambia de especie al eliminar el requisito de la incapacidad, de manera que todo embarazo consecuencia de violación sería despenalizado (como si el violento, que pagara son su vida, tuviera que ser la criatura).

Sería hora de resanar estos malos pasos que ha dado nuestra legislación, en perfecta coherencia con la protección que la Carta Fundamental ofrece a la vida humana desde su concepción. En coherencia también, por supuesto, con el sentir cristiano y su doctrina antropológica, que entiende la vida como un don de Dios que nos toca administrar y nunca eliminar.”