Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Maduro encabeza marcha por la paz y pide poner fin a violencia

Caracas, 26 ene (EFE).- El presidente venezolano, Nicolás Maduro, encabezó hoy una jornada celebrada en distintos puntos de Venezuela para pedir el fin de la violencia con llamados a construir “un nuevo modelo” para superar la criminalidad en el país, donde la inseguridad se cobró el año pasado miles de vidas.

Caracas, 26 ene (EFE).- El presidente venezolano, Nicolás Maduro, encabezó hoy una jornada celebrada en distintos puntos de Venezuela para pedir el fin de la violencia con llamados a construir “un nuevo modelo” para superar la criminalidad en el país, donde la inseguridad se cobró el año pasado miles de vidas.


Publicidad

Bajo el lema “Basta ya de violencia”, una multitud de venezolanos se movilizaron en una manifestación convocada por el Gobierno como una “gran jornada por la paz”.

Tras denunciar que la violencia se ha convertido en un “espectáculo”, Maduro pidió a sus seguidores “no fallar” en la “batalla” por construir “nuevos valores” que dejen atrás “el culto a las armas y a las drogas”.

“No podemos fallar. Estamos diciendo que hay que construir nuevas fórmulas, porque todas las que se han aplicado y puedo decir en América Latina en general, todas han fracasado”, dijo.

Maduro aprovechó su intervención para anunciar algunas medidas del llamado Plan Nacional de Pacificación que prometió dar a conocer el próximo 8 de febrero.

Entre las medidas, destacó la creación de un sistema único nacional coordinado de carreteras que se encargará de ejercer una “vigilancia permanente” en las rutas del país para dejar a las “avenidas libres de violencia”.

El plan prevé también la creación del Instituto de Atención a las Víctimas de la Violencia, cuyas áreas fundamentales de acción serán prestar asistencia a los damnificados y también a las familias de los delincuentes, a quienes, según dijo Maduro, “no las atiende nadie”.

“Este instituto tiene que llamar a toda la capacidad profesional que hay en Venezuela y en toda América Latina, si es necesario, para (…) construir hogares de paz”, señaló.

Maduro planteó la convocatoria como una jornada de consulta para recibir propuestas que conformarán el Plan de Pacificación y dijo que se recogieron 100.000 iniciativas que van a ser procesadas “una por una”.

También se dio tiempo para renovar sus críticas a la televisión por supuestamente fomentar la violencia y para defender los intentos de su Gobierno por regular los contenidos televisivos.

“Todo lo que se vea es objeto de regulación y moderación en función de los intereses de nuestros niños”, afirmó.

Con una nutrida concurrencia de militantes chavistas y de importantes funcionarios del Gobierno, varias plazas y calles de Caracas y de distintos puntos del país se convirtieron hoy en escenarios al aire libre de clases de baile, malabares y otras manifestaciones artísticas para abogar por el fin de la violencia.

“Estamos llamando al pueblo a que venga a sumarse a esta jornada de la paz, que la necesitamos todos. La mejor forma es llamar a la integración y buscar la cultura, la formación”, dijo a la televisión estatal la manifestante Heidi García.

El problema de la inseguridad regresó a la actualidad informativa a principios de años tras el asesinato de la actriz Mónica Spear y su pareja el 6 de enero en una céntrica autopista del país cuando fueron tiroteados por unos ladrones que aprovecharon un problema en su vehículo para hacerse con sus pertenencias.

Días después, Maduro se reunió con los 23 gobernadores del país y varios alcaldes y propuso unir esfuerzos para luchar contra este problema y para lo que el Ejecutivo ya activó, por ejemplo, el Plan Patria Segura por el que sacó a los militares a la calle.

Según cifras oficiales, el año pasado se registraron 11.000 muertos por la violencia en Venezuela, número que ONGs aumentan a cerca de 25.000 a lo largo del 2013 y que no son reconocidas por el Gobierno. EFE