Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Nathalie Cely niega participación en el contrato con MCSquared

Quito, 29 jul.- Nathalie Cely Suárez, embajadora de Ecuador en Washington ratificó que ni ella ni la Embajada son responsables del contrato con la empresa de relaciones públicas MCSquared RP con sede en Nueva York y que recibió pagos por $6,4 millones en seis meses, informó Diario El Universo.


Publicidad

Cely aseguró que si bien su firma aparece en el contrato con esa empresa, no tiene nada que ver en el proceso de contratación: “Recibí una disposición de la Presidencia de la República de celebrar el contrato en los Estados Unidos, por tanto la Embajada no es la responsable del mismo, el contrato es sumamente claro en señalar quien es el administrador, los productos que debía generar, los medios de pago y sobre eso no puedo pronunciarme”.

Cely, que la mañana del martes participó en Quito en un taller del Ministerio del Ambiente sobre desarrollo económico, derechos humanos y justicia ambiental, dijo que se debía preguntar a la Secretaría de Comunicación (Secom) sobre ese tema: “tengo entendido que no es un contrato de relaciones públicas ni de gestión de comunicación, es un contrato mucho mas global y que no solo abarca Estados Unidos”, dijo.

Msquared es una empresa que fue contratada por la Secom para realizar estatregias de comunicación en campañas como La mano sucia de Chevron.

Explicó que los contratos de comunicación sobre los que tiene responsabilidad la Embajada son con las agencias Brown James & Lloyd y Ketchum.

“Quiero aclarar que no se gastó ni un centavo mas de lo ocupado en 2004, cuando llegué a Estados Unidos la embajada tenía un contrato con la agencia Patton Boggs y lo mantuve por un año para evaluar. Luego tomé otra estrategia y con los mismos recursos contraté con una agencia de comunicación y otra de relaciones públicas que tienen ámbitos y experticias diferentes para que el país tenga otras herramientas de defensa de los intereses nacionales”.

Explicó que se dejó de trabajar con Patton Boggs porque también defendía al del frente de la Amazonia en el caso Chevron y si bien coincidían en intereses consideró prudente tener una diferenciación entre los temas del gobierno y el de las comunidades.

“Brown nos ha ayudado con temas de comercio y política migratoria, Ketchum a su vez es una empresa muy grande con prestancia sobre todo en nuestro litigio en la Corte de La Haya, el rol de nuestra embajada es apoyar la posición del Ecuador en el litigio arbitral que lleva adelante la Procuraduría General del Estado, porque puede tener efectos catastróficos, si Chevron ganase tendríamos que pagar los 9 mil millones de dólares, esa es la magnitud del caso”, comentó.