Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Samper: “La Unasur buscará que la región tenga una sola voz”

Quito, 11 ago (EFE).- El expresidente de Colombia y designado secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Ernesto Samper, dijo hoy en Quito que durante su gestión en el organismo trabajará para “mover la integración” latinoamericana y para que la región “tenga una sola voz”.


Publicidad

Samper (quien gobernó Colombia entre 1994 y 1998) será nombrado oficialmente secretario de la Unasur el 22 de agosto en Montevideo, pero hoy ya adelantó que pretende “fortalecerla, dinamizarla” y lograr “que la región hable con una sola voz”.

El expresidente, quien reemplazará al venezolano Alí Rodriguez, secretario general en funciones, dijo hoy que pretende que Quito, ciudad sede de la Secretaría, “sea a la Unasur lo que Washington es a la OEA”.

Además, subrayó su intención de “consolidar un trabajo que han hecho los antecesores” en el cargo: Rodríguez, la excanciller colombiana Maria Emma Mejía y el fallecido expresidente de Argentina Néstor Kirchner, el primero que ocupó el puesto.

El exgobernante expuso estos objetivos en declaraciones a periodistas tras asistir a la ceremonia del cambio de guardia en el Palacio de Gobierno, invitado por el presidente ecuatoriano, Rafael Correa.

Ernesto Samper advirtió que “la integración no son aranceles y acuerdos de inversión solamente”, sino también “posiciones comunes frente a la realidad internacional”.

Y eso es lo que “vamos a comenzara identificar”, apostilló.

Asimismo, subrayó la importancia estratégica de la región “para América y para el mundo” y dijo que pretende “fortalecer los procesos que ya se han iniciado, pero haciendo énfasis” en temas como el social, con el objetivo de que el organismo “asuma su propia posición de cara a los problemas internacionales”.

Precisamente, gobernantes como Correa han admitido durante los últimos meses que el proceso de integración latinoamericano se ha visto afectado por una cierta falta de convicción de algunos países.

Correa, quien en noviembre reconoció que la Unasur vivía “una desaceleración del proceso integracionista”, había abogado por designar a un personaje de peso político para ocupar la Secretaría general del organismo.

Y es que, según él, esa pérdida de fuerza obedeció a un cierto “descuido” de los Gobiernos que la integran, pero también a “un poco de mala suerte” con la muerte de algunos líderes de la región como el expresidente Kirchner y el presidente venezolano Hugo Chávez.

Por su parte, el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, consideró que es necesario avanzar en ámbitos de integración regional como el de la energía, la vialidad, la ciudadanía suramericana y temas electorales y sociales.

Según el ministro, “es claro que no siempre se alcanzan consensos políticos” por las diferentes visiones políticas de los Gobiernos del bloque, por lo que es importante “encontrar puntos de coincidencia y hacer una sola voz” en ellos, dijo también a periodistas.

Samper, acompañado por Correa y por el canciller Patiño, visitó tras el cambio de guardia las obras de construcción de la nueva sede de la Unasur, de la que dijo que tendrá “un gran simbolismo” por sus condiciones de modernidad.

El edificio sede de la Unasur, cuya construcción se prevé finalice en los próximos meses, llevará el nombre de Néstor Kirchner.

La sede, según sus constructores, ha supuesto un reto arquitectónico, pues el edificio se elevará sobre un tronco principal de 1.500 metros cuadrados, sobre los que se asentarán dos grandes brazos en un esquema que pretende ser la armadura de mayor volado en América del Sur.

El complejo tendrá unos 20.000 metros cuadrados de construcción y 14.000 metros cuadrados de áreas exteriores, entre plazas públicas y grandes espejos de agua.

En sus cinco plantas funcionarán las oficinas de la delegaciones de los doce países integrantes de la Unión, además de salones para reuniones, un centro de convenciones, áreas para la prensa, auditorios, aparcamientos y áreas técnicas.

Hasta que concluya su construcción, la Secretaría de la Unasur funciona en un edificio situado en un sector del centro comercial de Quito.

Samper confirmó que se instalará en la capital ecuatoriana en septiembre. “Estoy encantado de poder vivir en Quito”, aseguró.

La Unión de Naciones Suramericanas está formada por Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela. EFE