Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

PAIS organiza cita de partidos del “socialismo del siglo XXI” en la víspera del 30S

Hospital de la Policia, durante insurrección del 30 de septiembre del 2010.

Quito, 26 sep (EFE).- Grupos de izquierda de América Latina se reunirán la próxima semana en Quito para reflexionar sobre su accionar y en busca de estrategias a futuro, ahora que advierten de una “restauración conservadora”, aunque sobre su significado se mantienen divergencias en la arena política.


Publicidad

Representantes de más de una treintena de organizaciones políticas de la izquierda de la región quieren consolidar un grupo de trabajo permanente que construya una estrategia común frente a lo que llaman restauración conservadora y sus posibles implicaciones en la región.

Previamente y casa adentro, en Ecuador se han aglutinado ya quince partidos nacionales y locales de izquierda para profundizar en el proyecto político que abandera el izquierdista Rafael Correa, quien pide oponerse a ese resurgimiento de la derecha que, según él, pretende ganar espacios de poder y que califica de “más feroz” y “más brutal que nunca”.

La derecha, según Correa, pretende llevar al país a un pasado de exclusión, y, al mirar fuera de las fronteras, el mandatario ha mencionado los recientes acontecimientos e incidentes violentos en Venezuela como ejemplo de la reorganización de la derecha en Latinoamérica.

Pero mientras desde grupos de izquierda se cierran filas contra ese fenómeno, voces diferentes lo interpretan como la reacción de algunos sectores ante ciertas administraciones.

Así lo sostiene el presidente de la Cámara de Comercio de Quito, Blasco Peñaherrera, que se considera liberal, y quien cree que lo que ha habido en algunos países de la región “es la reacción de muchos grupos políticos y movimientos sociales para retomar el camino democrático, la libertad y sistemas de justicia independientes”, dijo a Efe.

Peñaherrera opina que en ciertos países la gente “está manifestándose en contra de la opresión, del control absoluto de los poderes y en favor de la democracia y de la libertad”.

Más allá de que para él “restauración conservadora” es un “eslogan”, asegura que respeta el derecho de reunión y que espera que la cita de grupos de izquierda latinoamericana sirva también para hacer una “evaluación de los impactos en la región del populismo”.

Enfoques aparte sobre la llamada “restauración conservadora”, la cita en la capital ecuatoriana, convocada por el movimiento oficialista Alianza PAIS, busca que las “fuerzas progresistas” reflexionen, saquen lecciones de lo ocurrido en los años recientes en América Latina, una región marcada por la inequidad.

La desigualdad es uno de los principales problemas de América Latina y El Caribe, cuyo crecimiento promedio fue del 2,5 % en 2013, según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

De acuerdo a este organismo en los últimos años el crecimiento ha estado liderado por el consumo privado y no por la inversión y existen desigualdades en materia de capacidades y educación en la región, que debe fortalecer su capacidad productiva, con mayor inversión en ciencia y tecnología.

Aunque ha habido avances en la reducción de la pobreza, según el secretario ejecutivo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO), Pablo Gentili, existe una acumulación de la riqueza que sigue haciendo a América Latina “el continente más desigual del plantea”.

Geopolítica, soberanía, integración, medios de comunicación, retos y agendas de la izquierda en el poder son otros de los temas que abordará la cita de Quito, que ocurrirá exactamente un mes después de la vigésima reunión en La Paz del Foro de Sao Paulo, que integra a la izquierda latinoamericana.

En ella también se alertó a los partidos y gobiernos de la región sobre “el peligro de la restauración conservadora” que pretenden introducir en los países “a través de una amplia gama de instrumentos subversivos dirigidos y coordinados por EE.UU.”, señalaron entonces.

Frente a ello, el Foro de Sao Paulo llamó a fortalecer los mecanismos de integración y foros políticos regionales como la Unasur, la Celac, el Mercosur, la ALBA, Petrocaribe y Caricom. EFE