Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Estado ofrece disculpas al pueblo Sarayaku

La ministra de Justicia, Lady Zúñiga, pidiendo disculpas al pueblo Sarayaku, el 1 de octubre de 2014. Foto difundida por el Pueblo Sarayaku.

QUITO, Ecuador (AP) — La ministra de Justicia, Lady Zúñiga, ofreció el miércoles disculpas públicas en nombre del estado ecuatoriano a una comunidad indígena en cumplimiento de una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.


Publicidad

La comunidad sarayaku de la selva amazónica planteó una demanda al estado luego de que en la década de 1990 se autorizara la exploración petrolífera en sus tierras sin consentimiento de sus habitantes.

En una ceremonia cumplida en la plaza central de la comunidad, la ministra dijo que “ofrecemos las disculpas públicas correspondientes por la violación a la propiedad indígena, a la identidad cultural, al derecho a la consulta, por poner en grave riesgo la vida e integridad personal, por la violación a los derechos a las garantías judiciales”.

Zúñiga fue acompañada del ministro de Recursos No Renovables, Pedro Merizalde; de la ministra de Ambiente, Lorena Tapia, y del procurador general del estado, Diego García, entre otros funcionarios.

La ministra cumplió así la sentencia de la Corte Interamericana que a finales del 2012 ordenó al estado ecuatoriano a ofrecer disculpas públicas al pueblo sarayaku y a pagar una indemnización de 1,4 millones de dólares, ya cumplida.

Jorge Herrera, presidente la Confederación de Nacionalidades Indígenas, en el mismo acto dijo que “este día para nosotros es un logro para el pueblo amazónico y es necesario continuar con la lucha, este día no se ha resuelto el problema, hay que avanzar … tenemos que seguir defendiendo nuestros territorios, nuestra vida para nosotros y para nuestros hijos”.

La comunidad sarayaku, de unas 1.200 personas, acusó al estado ecuatoriano por la concesión del bloque petrolero 23, de 200.000 hectáreas, a la empresa argentina CGC, la cual como parte de sus actividades de prospección colocó 1.400 kilos de explosivos en ese territorio, lo que limitó la libre movilización de los indígenas en su propia comunidad.

La población de los sarayaku, se encuentra 200 kilómetros al suroriente de la capital.