Ecuador. domingo 10 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Diplomáticos rechazan en Quito la “injerencia” de EE.UU. en Venezuela

Rueda de prensa de la Embajadora de Venezuela, Carol Delgado Arria. Foto: API/Juan Cevallos.

Diplomáticos de Cuba, Bolivia y Nicaragua, así como la embajadora de Venezuela en Ecuador, Carol Delgado, rechazaron este miércoles en Quito el decreto ejecutivo del presidente estadounidense, Barak Obama, que declaró una “emergencia nacional” por la situación en Venezuela, y lo calificaron de “injerencia”.


Publicidad

Delgado, el embajador de Cuba en Ecuador, Jorge Rodríguez, el de Nicaragua, Sidharta Marín y el encargado de negocios de la embajada de Bolivia, Manuel Monroy, expresaron en conferencia de prensa su rechazo por la acción del Gobierno estadounidense y afirmaron que sus países se mantendrán unidos ante tal circunstancia.

La diplomática venezolana calificó de “absurdo” el decreto ejecutivo porque en él se considera que la situación en Venezuela supone una “amenaza inusual” para la seguridad y la política exterior de Estados Unidos y dijo que tras esa posición está el hecho de que el país sudamericano posee las mayores reservas de petróleo del planeta.

Entre los motivos que explican el posicionamiento de EE.UU., para la embajadora, figura también el hecho de que Venezuela dejara en su día de ser “un país satélite de Estados Unidos” y se haya convertido en “impulsor de la soberanía, la libertad y la justicia” para los pueblos del sur.

Estados Unidos impuso el lunes nuevas sanciones contra altos funcionarios venezolanos, emitió una orden ejecutiva que “implementa y amplía” las sanciones aprobadas por el Congreso a finales del pasado año y declaró una situación de “emergencia nacional” ante el “riesgo extraordinario” que supone la situación venezolana para la seguridad de Estados Unidos.

Se trata de una medida en respuesta a “la erosión de garantías de derechos humanos por parte del Gobierno de Venezuela” y la “persecución de oponentes políticos”, según la orden ejecutiva emitida por Obama.

Delgado también consideró que esta “política de agresión” por parte de Estados Unidos guarda relación con los intereses de sus corporaciones, así como con sus intereses petroleros, comerciales y de otro tipo, pero aseguró que “el pueblo de Venezuela saldrá victorioso” de esta confrontación.

El embajador cubano, Jorge Rodríguez, subrayó que en este caso “el agresor no es Venezuela; la víctima es Venezuela” y agregó que ese país no representa amenaza alguna para EE.UU.

En su opinión, si fuera cierto que el Gobierno de Venezuela no cuenta con un amplio apoyo popular, quienes desean que deje el poder deberían utilizar los cauces legales e institucionales para ello, pero “no pueden en las urnas y usan la violencia” como recurso, aseveró.

El embajador de Nicaragua, Sidharta Marín, leyó una declaración del presidente de su país, Daniel Ortega, y entregó una copia de ella a Delgado al tiempo que le trasladó “la solidaridad permanente, absoluta y eterna del pueblo de Nicaragua, el pueblo de Sandino, con el pueblo de Venezuela, el pueblo de (el fallecido presidente Hugo) Chávez y de Bolívar”.

El ministro consejero de la embajada de Bolivia se unió a las muestras de rechazo a la posición de Estados Unidos y recordó que el presidente de su país, Evo Morales, “fue el primero” en expresar su solidaridad hacia Venezuela, al tiempo que calificó de inaceptable, “en el siglo XXI, esta clase de agresión”. EFE