Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Venezuela sugiere que podría impedir la entrada a Felipe González

Felipe González

El viceministro venezolano de Relaciones Exteriores para Europa, Calixto Ortega, ha declarado en un canal de televisión, respecto al expresidente de España, Felipe González y su defensa de los líderes opositores Antonio Ledezma y Leopoldo López, que “solo será bienvenido quien venga al país en un plan no injerencista”. Ortega ha dicho también que la posibilidad de que se impida a González la entrada a Venezuela sigue abierta, y quedará, “dado el caso”, en manos del presidente Nicolás Maduro, “quien dirige la política exterior”.


Publicidad

Este martes, también el Defensor del Pueblo de Venezuela, Tarek William Saab, exconstituyente y exgobernador del estado de Anzoátegui por el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), enfatizó a través de su cuenta de Twitter que “un extranjero [así sea ex presidente] que pretenda laborar como consultor en Venezuela debe poseer una visa laboral para ejercer dicha profesión”. No es seguro que el Gobierno venezolano emita ese documento para González pero, aún si lo hiciera, como gesto de buena voluntad política, todavía los jueces de los casos de López y Ledezma —recordó el Defensor del Pueblo, citando un artículo del Código Procesal Penal vigente— tendrían la potestad de admitir o rechazar la “participación de cualquier consultor”.

Más tajante aún fue el diputado chavista y presidente de la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional, Saúl Ortega, que definió la pretensión de González como la de instaurar un gobierno extranjero en Venezuela, para la que recetó que si “una persona pretende venir como un procónsul, a interferir en los asuntos internos en el país, lo menos que puede hacer un Gobierno serio es devolverlo”.

Hasta ahora, los portavoces del Gobierno venezolano se habían limitado a censurar los anuncios del expresidente español y a subrayar que González no cumple con los requisitos para ejercer como abogado en Venezuela, incluyendo entre ellos la revalidación de su grado universitario y la afiliación al colegio del gremio. Sin embargo, las reconvenciones desde Caracas han escalado hasta las mencionadas sugerencias de que el ex mandatario pueda ser expulsado del país.

Durante el Gobierno chavista, Venezuela no ha dudado en expulsar a visitantes críticos como la ex candidata presidencial peruana Lourdes Flores, o al director de Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco.

La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, remachó que Felipe González “no tiene facultades ni para ejercer la abogacía en Venezuela ni para entrometerse en los asuntos internos de Venezuela, de tal forma que yo le recomiendo que si le fue mal en su otro negocio (…) que se rebusque la vida de otra forma”.