Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Oficialismo alista marcha para apoyar a la “revolución ciudadana”

Simpatizantes del movimiento Alianza País concentrados en la Plaza San Francisco de Quito. Foto: Archivo

El oficialismo en Ecuador convocó a los simpatizantes del Gobierno a participar en la jornada del Día del Trabajo, el próximo 1 de mayo, cuando también desfilarán varias centrales sindicales críticas con la actual Administración.


Publicidad

El propio presidente Rafael Correa, durante su enlace sabatino, fue quien llamó a los ciudadanos a participar en dicha marcha para apoyar a la “revolución ciudadana”.

Ese día, dijo el mandatario, “vamos a demostrar que somos muchísimos más” y achacó a los sindicatos opositores no haber criticado en el pasado normas que afectaban a los trabajadores.

“A esa gente (los dirigentes sindicales de oposición) no creerle ni el padre nuestro”, ironizó el mandatario, que criticó a los opositores de mentir con los argumentos que aparentemente han esgrimido para convocar a la marcha del 1 de mayo.

Correa aseguró que no es cierto que se vaya a eliminar el Seguro Social Campesino, como según dijo han argumentado los dirigentes opositores para atraer a los agricultores del país.

Si los sindicatos críticos deciden manifestarse contra el Gobierno el Día del Trabajo, “nosotros también saldremos” a las calles, reiteró el mandatario, que se define como un humanista de izquierda.

La movilización por el Día del Trabajo se presenta como un nuevo pulso entre los sindicatos y el Gobierno, después de la marcha convocada por el Frente Unitario de Trabajadores (FUT) y la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) el pasado 19 de marzo.

En esa fecha, miles de obreros, indígenas y activistas de otros sectores sociales desfilaron por las calles de varias ciudades del país contra ciertas políticas del Gobierno, en una jornada que sus dirigentes calificaron de exitosa, aunque Correa la tildó de “rotundo fracaso”.

El derecho a la huelga, la estabilidad laboral, el incremento salarial, la seguridad social universal, una reforma agraria integral, la redistribución de tierras y reformas a varias leyes en vigor como las de Aguas, Comunicación, de Educación y al Código Penal fueron parte de un pliego de peticiones de los manifestantes.

Correa, sin embargo, dijo que su Gobierno es el que más ha hecho en favor de los trabajadores, por lo que desestimó los argumentos de los sindicatos, a los que ha acusado de “hacer el juego” a la oposición de derechas. EFE (I)