Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Xavier Lasso: “la interpretación de una manipulación contra mi hermano es absurda”

El ministro de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana Subrogante, Xavier Lasso Mendoza. Foto: Cancillería Ecuador

El Canciller encargado Xavier Lasso Mendoza ha anunciado que ha renunciado a la embajada del Ecuador ante las Naciones Unidas. Lasso ha concedido una conferencia de prensa en la sede de la Cancillería. “Yo renuncié. No soy más el embajador ante las Naciones Unidas. He regresado a mi país”, ha dicho.


Publicidad

El Canciller encargado se ha referido a su relación con su hermano, Guillermo Lasso, quien encabeza la intención de voto para las próximas elecciones presidenciales y que se perfila como el principal opositor del régimen. “Mi hermano menor es Guillermo”, ha dicho. “Vengo de una familia muy numerosa de once hermanos: seis hombres y cinco mujeres. Yo soy el noveno y Guillermo es el último. Guillermo y yo hemos compartido la misma matriz biológica. Somos hermanos de padre y madre. Crecimos en una familia pobre. Mi padre era un funcionario, un empleado. ¡Pero éramos once! Mi padre no tenía que comprar un par de zapatos, tenía que comprar once pares de zapatos para sus hijos. No había plata que alcance. Crecimos en un medio de cierta pobreza material”.

“Yo siempre he creído que la pobreza no te aniquila, no te quita la dignidad. Otra cosa es la miseria. Por eso creo que hay que dar esos saltos; sacar a buena parte de la población de la miseria. Así que yo vengo de una familia pobre, con mucha dignidad. Yo terminé en un colegio público, el Vicente Rocafuerte. Mi hermano se graduó en el San José, un colegio privado. Guillermo desde muy joven se vinculó al sector financiero, se dedicó al mundo de los negocios. Yo nunca me vinculé nunca al mundo de los negocios. Yo no sabía esta onda de cómo se hace dinero. Yo no me empleé nunca en un banco, salvo un periodo chiquititito, hace muchos años. Guillermo se decantó pronto por el mundo de los negocios. Yo me fui por otro camino. No quiero calificarlo, ni mejor ni peor, simplemente otro camino. Yo me vinculé al mundo de la cultura, y así los caminos se fueron abriendo. Nos fuimos diferenciando, cada cual optó por lo suyo. Eso es lo que ha pasado: nada más. Nada más. Cada cual toma lo suyo, hace lo que le parece. Cada quien defiendo lo que hace con inteligencia, con ética y con honestidad, y solo de eso se trata”.

“Yo espero que este morbo quede resuelto con esta explicación. Yo hacía comunicación y estaba trabajando en los medios públicos. Cuando Guillermo devela sus afanes políticos, yo me vi en una encrucijada. ¿Ahora qué hago? Decidí dejar los medios. Yo por eso me fui de los medios, no porque no haya tenido qué decir, sino porque decidí callar. Fue un homenaje a mi familia. Poco después el Canciller Ricardo Patiño me ofreció la embajada ante las Naciones Unidas. Me fui. Y ahora he regresado. Y no quiero hablar de mi hermano Guillermo, porque no quiero hacer discursos que no nos van a llevar a ningún lado. Lo sustantivo no es eso. No apoyé a mi hermano Guillermo, no trabajé en su proyecto político. No lo hice por perverso, ni porque no ame a mi hermano, nooo. Lo hice porque así lo hechos hecho desde niños, cada quien tomó su camino con su perfecto derecho de hacerlo. Siempre y cuando al tomar nuestro camino respetemos a los demás. Esto pasó, esto sigue pasando“.

“No acepto las interpretaciones como se siguen haciendo, pero no voy pelearme por eso, no voy a desgastarme por eso. No acepto las interpretaciones de la manipulación. Yo no me estoy prestando a una perversa manipulación con tal de hacerle daño a mi hermano. Absurdo. Irresponsable. No resiste el menor análisis después de las demostraciones que he hecho, después del silencio que he guardado, después del respeto casi sagrado que he profesado en este conflicto. No acepto esas lecturas de la manipulación. Es mi derecho, es mi camino, es el derecho que yo tengo de participar en el proceso en que yo creo. Y nada más. Como los demás. Cada cual sigue el camino que ha escogido, y nosotros nos diferenciamos hace mucho tiempo ya. Así que puedo decir que aquella matriz biológica que indudablemente es la misma, matriz ideológica no es la misma. Es totalmente distinta. Quizás somos antípodas.”