Ecuador. Domingo 26 de Marzo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Funcionaria que autorizó el desecho de ropa donada para afectados del terremoto se separa del MIES

La funcionario que dispuso que las prendas donadas fueran depositadas en un relleno sanitario de Macas se separó del MIES. Foto tomada de la cuenta Twitter @RobertoEsMorona

El comunicado de prensa arranca asegurando que el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) hace una “estricta clasificación de las donaciones” para los damnificados del terremoto del 16 de abril. Y que, según esa Cartera de Estado, son manejadas con un ” estricto control”.

Publicidad

Apenas al final del documento emitido este 25 de abril del 2016 se menciona que la funcionaria que autorizó el desecho de las donaciones que supuestamente estaban en mal estado (en Macas) decidió separarse de su cargo. Según el MIES, la directora distrital de Morona Santiago tomó esa medida para facilitar el análisis correspondiente que pueda determinar su hubo o no negligencia en el desecho de esas donaciones.

El caso fue conocido luego de que el alcalde de Macas, Rodrigo Villarreal, publicó fotos de la ropa en el basurero de la ciudad. Había chompas, pantalones, ropa interior, entre otros artículos que fueron recolectados. La dirección distrital confirmó, el fin de semana, que se arrojó las donaciones. Lo justificaron diciendo que era inservible, pues tenían –según el MIES- rasgaduras y roturas.

Además, que había ropa interior usada. Pero Villarreal, luego de hacer una inspección en el basurero señaló que a su juicio buena parte de la ropa podía utilizarse. De ahí que solicitó que la funcionaria responsable sea investigada y responsa si se hallan indicios de responsabilidad.

En el comunicado del MIES de hoy no se dice cuánto durará ese análisis del caso, tampoco el detalle de cómo se está haciendo ese “estricto” control de las donaciones para los damnificados del terremoto de 7,8 grados de magnitud que devastó a buena parte de la Costa, el 16 de abril del 2016. (I)