Ecuador. domingo 19 de noviembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Nebot: “Si no hay confianza, en vez de comprar Sopladora a usted lo mandan a soplar

Captura de pantalla de la transmisión de LaRepública.

El alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, ha expresado su acuerdo con el anuncio del presidente Rafael Correa de vender bienes del Estado. “Es correcto”, ha dicho Nebot. “El problema es quién va a comprar, porque en un país en que no hay confianza, en vez de comprar Sopladora a usted lo mandan a soplar, que es una cosa muy diferente. Tiene que haber seguridad jurídica, este es un conjunto de cosas. Dentro de ese conjunto, hace bien el señor Presidente de la República en vender los bienes del Estado que no son indispensables para la administración del Estado”.


Publicidad

Nebot ha criticado duramente los impuestos propuestos por el terremoto. “El grave mal no está solo en hacer las cosas mal sino en contagiar el daño a quien no está enfermo. Usted no puede como Estado central manejar las cosas mal, y luego pretender, para dizque curarse, enfermar a la empresa privada y al pueblo con tributos con paralización, iliquidez, desempleo, y a los organismos seccionales que no están enfermos, quitándoles rentas. Entonces lo que va a provocar es una epidemia, una enfermedad colectiva y eso se traduce en desempleo, falta de oportunidades, encarecimiento de la vida”, dijo Nebot.

“Me cuesta creer que cuando hay una crisis, se tomen medidas para agravar la crisis. ¿A quién se le puede ocurrir que en una economía enferma poner una carga de tributos a los ciudadanos? Solo al socialismo del siglo XXI”, argumenta.

Usted no puede echarle un saco de cemento a un hombre que se está ahogando, porque se hunde. Es lo que pasa cuando usted pone impuestos en una economía débil. En una economía sólida no hubiera problemas. Yo no he subido los impuestos de la ciudad de Guayaquil. Tenemos los impuestos menos caros, en términos reales cobramos menos que lo que se paga hace años. Por eso Guayaquil progresa, y la tributación es mayor”, concluyó.