Ecuador. Domingo 25 de septiembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Correa dice que con parte del dinero que le ganó al Pichincha hizo obras de caridad

Rafael Correa, el 18 de junio de 2016, en un conversatorio con medios de comunicación oficiales. Captura de pantalla.

El presidente Rafael Correa ha declarado en un conversatorio de medios que parte de la indemnización que le ganó al Banco Pichincha la utilizó para realizar obras de caridad. El mandatario, sin embargo, se ha negado a revelar qué obras de caridad realizó, según dijo porque cree que la mano derecha no debe saber lo que hace la izquierda.

Publicidad

Correa ha respondido al líder del movimiento CREO, Guillermo Lasso, quien el martes dijo que Rafael Correa se valió de su investidura para obtener, vía judicial, una indemnización del Banco Pichincha por 600 mil dólares, sobre la cual no pagó impuestos después que la administración tributaria emitió una resolución que describió como “ad hoc”, para luego enviar ese dinero a Bélgica, al que Lasso describió como “un paraíso fiscal” en Europa.

Correa ha dicho que Lasso “está mintiendo”. “Y es un cobarde, y un mentiroso compulsivo. El está diciendo que yo gané fraudulentamente un juicio al Banco del Pichincha. Sepan ustedes que fue el Banco del Pichincha el que me puso el juicio a mi. ¡Revisen! Yo llegó de Estados Unidos en 2001 y no puedo abrir cuentas bancarias, no puedo sacar tarjetas de crédito, porque al salir del país en 1997 dejé cerradas todas mis cuentas, pero el Banco La Previsora tuvo una falla y no cerró mi tarjeta de crédito. Me siguió mandando el estado de cuenta como dos años, cero consumo, y eso acumuló una deuda de 80 dólares, más intereses, 160 dólares. Compra esa cartera el Banco Pichincha y cuando regreso estoy enjuiciado. Y como yo soy una persona de principios… para mi lo más fácil era pagar 160 dólares, pero dije ¡no! ¡ustedes me enjuiciaron! ¡les voy a demostrar que los corruptos son ustedes! Y les gané el juicio, ¡contundentemente!, ¿no?”, relató.

“Ahora dicen que yo abusé del poder. ¡Cuando yo era un simple ciudadano, ni contestaban mis cartas! Les gané el juicio, ¡y de ahí viene un juicio ejecutivo!, que es básicamente un trámite, y ahí sí ya era presidente electo, etcétera. Algo así, no recuerdo. Y en el juicio ejecutivo se me asigna una indemnización de 600 mil dólares. Además, por tres jueces, o sea que los tres jueces son corruptos. Entre esos jueces está el actual Presidente de la Corte Nacional, el doctor Carlos Ramírez, un jurista intachable, lojano. Pero así es de mentiroso Lasso y así juega con la honra de las personas. El juicio lo puso el Banco del Pichincha, ¡a mi! ¡Yo no lo pusieron a mi, por 160 dólares, y como soy una persona de principios, dije, vamos a la lucha, cuando era un simple profesor universitario, de mi bolsillo pagando abogados. ¡Y gané! Pero Lasso se ha vuelto un mentiroso compulsivo, un sinvergüenza. ¡Decir que yo he ganado fraudulentamente al Banco del Pichincha cuando ellos me pusieron el juicio y fui yo la víctima! ¡Es una infamia!”, agregó Correa.

“Luego dice que yo he mandado esa plata sin pagar impuestos a Bélgica. Que este sinvergüenza me lo demuestre. Eso es un delito, que me ponga un juicio. ¡Es mentira! En su ignorancia, confunde indemnización con renta. Indemnización no es renta. Pregúntenle al SRI. Las indemnizaciones no pagan impuesto a la renta. No es renta, es otra cosa. Pero este señor, en su ignorancia y mala fe, dice que no he pagado impuesto a la renta sobre la indemnización. Eso es una brutalidad. Y cuando mandé, no 600 mil dólares, sino 330 mil dólares para comprar ese departamentito en Bélgica, pagué todos los impuestos. Y el resto, lo que quedó en el país, lo usé para pagar lo que debía del crédito que saqué para pagar mi casa. E hice varias obras de caridad que no tengo por qué decírselas a nadie. Porque yo creo en aquello que lo que hacetu mano derecha no sepa lo que hace tu mano izquierda”, dijo.

Y refiriéndose a Lasso dijo: “este señor es un mentiroso compulsivo, que está obsesionado con ganar la presidencia de la República y mientras más mienta peor va a perder, que se dedique a otra cosa, el pueblo ecuatoriano jamás va a votar por un tipo así. Se ha convertido en  un mentiroso compulsivo, un sinvergüeza, sin decencia, sin escrúpulos para decir cualquier infamia, después lo verán dándose golpes de pecho”.

Publicidad