Ecuador. Viernes 9 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Long acusa a exsecretario de la CIDH de usar el organismo para intereses personales

Emilio Álvarez Icaza L., Secretario Ejecutivo de la CIDH, en foto subida a Flickr en abril de 2016.

Quito, (EFE).- El Gobierno ecuatoriano replicó hoy unas declaraciones del ex secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el mexicano Emilio Álvarez Icaza, quien alertó el jueves de que en Ecuador “la democracia sustantiva” está “debilitada”.

Publicidad

En un comunicado, la Cancillería ecuatoriana estimó que las alegaciones de Álvarez Icaza demuestran su acomodo al poder establecido y que desde esa perspectiva dirigió al organismo para favorecer sus intereses políticos y expectativas personales.

Álvarez Icaza, que dejó el pasado lunes el cargo en la Comisión CIDH, alertó de una democracia debilitada en Ecuador por la supuesta represión “extrema” de las libertades de expresión y asociación.

“Lo que ahí sucede es realmente extremo, están en una lógica de una democracia sustentada en las urnas pero de una democracia sustantiva cada vez más debilitada”, dijo el mexicano.

La Cancillería ecuatoriana, en su comunicado, citó unas declaraciones efectuadas hoy por su representante permanente ante la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington, Marco Albuja, sobre el pronunciamiento de Álvarez Icaza.

Albuja consideró que las alegaciones del mexicano “son una muestra más de las intervenciones de un funcionario que se dedicó únicamente a la crisis financiera y a la informatización de la CIDH” y que “no dio soluciones a las serias fallas estructurales de ese órgano” de la OEA.

“Lastimosamente (el exsecretario) se acomodó al establecimiento y desde allí lo dirigió para favorecer sus intereses políticos y expectativas personales, en lugar de trabajar a favor de los Derechos Humanos en el hemisferio”, apuntó Albuja.

El diplomático ecuatoriano dijo esperar “que la CIDH lleve a cabo los cambios necesarios en virtud de su nueva dirección, que fortalezca los derechos humanos, enfocándose en la prevención y la tutela, actuando dentro del Sistema y respetando la normativa aceptada por los Estados”.

Ello, en lugar de “usar la Comisión como una herramienta para ejercer presión política contra determinados gobiernos”, concluyó Albuja.

El pronunciamiento del diplomático ecuatoriano se dio pocos días después de que la Cancillería ecuatoriana expresara su felicitación al nuevo secretario ejecutivo de la CIDH, el brasileño Paulo Abrao, quien asumió sus funciones el pasado lunes.

En una carta enviada al brasileño, el canciller ecuatoriano, Guillaume Long, expresó su convencimiento de que la designación de Abrao “contribuirá a fortalecer el funcionamiento del Sistema Interamericano de Derechos Humanos y especialmente de la CIDH”.

“Hacemos votos porque la suya sea una gestión fructífera y encaminada a acompañar los procesos de los pueblos latinoamericanos y caribeños en la promoción y protección de los derechos humanos”, agregó Long en la misiva enviada a Abrao.

En ella, el jefe de la diplomacia ecuatoriana recordó la posición que ha tenido su país respecto de la “necesidad de reformar” el Sistema Interamericano de Derechos Humanos (SIDH).

Long precisó que únicamente 23 Estados forman parte de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y solo 20 reconocen la competencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), todos ellos latinoamericanos y caribeños.

“Estos desequilibrios han provocado grandes contradicciones en el SIDH y, entre ellos, algunos absurdos como el hecho de que la sede de la CIDH actualmente se encuentre radicada en los Estados Unidos, país que, como usted conoce, no es parte de la Convención Americana sobre Derechos Humanos”, ni de ninguno de los instrumentos Interamericanos sobre la materia, apuntó el canciller.

También afirmó que el Gobierno ecuatoriano “reitera la disposición para trabajar en todas las reformas necesarias para poner fin a los graves errores en los que ha incurrido la CIDH”. EFE (I)

Publicidad