Ecuador. sábado 23 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Gobierno estudia nuevos impuestos arancelarios para 400 subpartidas

El ministro de Comcercio Exterior Pablo Campana, con el Vicepresidente Jorge Glas y el Presidente Lenín Moreno, el 22 de junio de 2017. Foto del Ministerio de Comercio Exterior.

El ministro de Comercio Exterior, Pablo Campana, ha anunciado que el Consejo Consultivo analizará 1.200 subpartidas para imponer un gravamen arancerario a entre 200 y 400 de ellas. Y aclaró que esas partidas corresponderían a bienes de consumo, y no materias primas o bienes de capital. “Aquellas que no afecten a la economía popular y solidaria; además que tengan techo disponible para llegar al consolidado de la OMC (Organización Mundial del Comercio)…”, sostuvo, tras una visita a industrias ecuatorianas, ubicadas en la vía Durán-Tambo, en Guayas, la tarde del juves.


Publicidad

Campana indicó que se respetarán los acuerdos con la OMC, la Comunidad Andina de Naciones y la Unión Europea y que el único objetivo de la posible medida económica “es fomentar la producción local, la exportación, el consumo de lo nuestro y proteger la dolarización…”.

Aseguró que el porcentaje de incremento en las subpartidas no superaría el 5%. “Definitivamente no va a impactar a la economía, si es que hay algún producto, algún bien de consumo que hoy por hoy paga el 10 %, seguramente mañana pagará el 15 % de aranceles…”.

La medida no restará competitividad, adujo Campana.

El anuncio ha sido cuestionado por el sector empresarial. Roberto Aspiazu, director ejecutivo del Comité Empresarial Ecuatoriano (CEE), sostiene que el principal afectado será el consumidor. “Hemos tenido dos años de salvaguardias, y parece que no entendemos la lección, no va por ahí la política de Comercio Exterior…”, dijo.

Juan Carlos Díaz-Granados, director de la Cámara de Comercio de Guayaquil, señala que “esto encarece la vida de los ecuatorianos, porque finalmente el precio de esos productos que los ecuatorianos sí quieren, van a resultar más caros”.

Otros gremios, en cambio, como la Cámara de la Pequeña y Mediana Empresa de Pichincha (Capeipi) están de acuerdo. Christian Cisneros, directos de la Capeipi, citado por El Comercio, dijo que es una medida positiva para el país porque disminuye las importaciones, activa la producción nacional e incrementa el número de ventas locales. Además, impide la salida de divisas y, por lo tanto, apoya la industria nacional.  (I)