Ecuador. Jueves 17 de Agosto de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Italia y Ecuador firman un convenio de colaboración científica y tecnológica

Senescyt

La Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación de Ecuador (SENESCYT) y el Centro Nacional de Investigación italiano (CNR) firmaron hoy en Roma un convenio para cooperar en temas como la biomédicina o el medioambiente.


Publicidad

El convenio marco de cooperación fue ratificado en la sede romana de CNR por su presidente, Massimo Inguscio, y por el embajador de Ecuador en Italia, Juan Holguín Flores.

En base a este acuerdo el país sudamericano e Italia colaborarán en el ámbito de la biomedicina, la química, la tecnología, el medioambiente, la energía, el transporte, el patrimonio cultural o la agroindustria.

Pero también para el estudio de la nanotecnología, las nuevas técnicas de control de contaminación y la seguridad alimentaria y el tratamiento de enfermedades.

Inguscio aseguró que el convenio supondrá una fuente de riqueza para las dos partes y avanzó que Ecuador puede esperar de Italia el conocimiento en altas tecnologías para así contribuir a su crecimiento económico”.

Además, explicó que el acuerdo tiene “un signo político” porque “la investigación científica es un motor de desarrollo económico de una nación y trabaja para el bienestar de sus ciudadanos”.

Por su parte, Holguín Flores destacó “el cambio de matriz” que está desarrollando Ecuador con el que pretende “exportar talento humano, algo en lo que Italia es un país excepcional”.

“Esta firma es un acontecimiento histórico”, opinó el embajador, para destacar después que “es la más importante que se hace en el campo de la ciencia entre los dos países”.

Además subrayó que la firma es un primer paso que tiene que ser “implementado” en una segunda fase, para lo que se prevé el intercambio entre investigadores ecuatorianos e italianos.

Ambos sostuvieron que el convenio se sitúa también en el marco de la lucha contra el cambio climático y el estudio del impacto ambiental, temas en los que los dos países “a pesar de ser pequeños, pueden desenvolver un rol muy importante” y en los “creen muchísimo”, según Inguscio.

En esta línea el embajador ecuatoriano nombró la Universidad Amazónica, que constituye un “laboratorio cerrado” de investigación, y las Islas Galápagos, en las que el país cuenta con una estación científica internacional.

La negociación de este convenio comenzó en septiembre de 2015 y fue impulsado un año más tarde durante una visita oficial a Italia del vicepresidente ecuatoriano Jorge Glas Espinel. EFE