Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Nueva pugna entre Baca Mancheno y abogado de Glas en caso Odebrecht

API

El fiscal general de Ecuador, Carlos Baca, volvió a chocar verbalmente con Eduardo Franco, abogado del vicepresidente sin funciones de la República, Jorge Glas, en el marco del sexto día del juicio por asociación ilícita relacionado con el caso de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.


Publicidad

Franco increpó a Baca por presentar documentación que, según el letrado, puede inducir a supuestos errores al tribunal penal de la Corte Nacional de Justicia (CNJ), donde se lleva el juicio.

El abogado también señaló que documentos relacionados con procesos de cooperación internacional a otros países como Estados Unidos “carecen de fuerza” porque “no mencionan a nadie”.

Franco amenazó con presentar una denuncia contra el fiscal general, quien replicó al abogado y dijo que la prueba documental del caso abona la tesis del Ministerio Público de la supuesta asociación ilícita en la que se encuentra vinculado el vicepresidente.

“Que presenten las denuncias y otros las disculpas al país por lo que hicieron”, respondió Baca a Franco.

Glas, al que el presidente Lenín Moreno le retiró sus funciones en agosto por diferencias políticas, está sometido a una orden de prisión preventiva en la cárcel número 4 de Quito desde el pasado 2 de octubre y es el político de más alto rango en el banquillo de los acusados salpicado por el escándalo Odebrecht.

Glas, que resultó electo en la segunda vuelta electoral de abril pasado, ha defendido siempre su inocencia y achaca su situación a una supuesta persecución política y mediática.

En diciembre de 2016, el Departamento de Justicia de Estados Unidos reveló que Odebrecht pagó 788 millones de dólares en sobornos en 12 países de Latinoamérica y África.

En el caso de Ecuador, dicho informe señala que entre 2007 y 2016 la constructora brasileña pagó sobornos por 35,5 millones de dólares a “funcionarios del Gobierno”, lo que supuestamente le generó unos beneficios de más de 116 millones de dólares. EFE