Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Tungurahua disminuye actividad

Quito, 30 nov (EFE).- El volcán Tungurahua, en el centro de la región andina de Ecuador, ha disminuido su actividad y sus emisiones, después de que el domingo generara un nuevo pulso eruptivo con la expulsión de ceniza y rocas incandescentes, informó hoy el Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional.


Publicidad

Desde esta madrugada “la intensidad de las emisiones (de gas y ceniza) tiende a disminuir”, señaló el Instituto en un informe en el que también detalla que la actividad sísmica, asociada a las emanaciones “es permanente”.

Además, el Instituto dijo que se ha reportado la caída de ceniza en las poblaciones aledañas a la montaña y que en las últimas 24 horas se han registrado ocho explosiones de “pequeña” intensidad. Asimismo, indicó que no se han registrado flujos piroclásticos o expulsión de rocas incandescentes desde el cráter, que fue la tónica tras la súbita reactivación del pasado domingo.

Según el IG, la emanación de gas y ceniza ha creado una nube de ese material que ha ascendido a unos dos kilómetros desde la cumbre, la mitad que había alcanzado ayer, martes.

Precisó que se ha registrado ceniza depositada en las poblaciones cercanas como Penipe, Puela, Palitahua, Bayushig, Bilbao, Cusúa, Manzano, Cahuají, Guanando, Baños, Río Verde y Runtún o El Salado.

Por la noche también se han escuchado bramidos de “intensidad moderada y ocasionalmente fuertes” y, además, hubo lluvias, pero no se registraron lahares o aludes de material volcánico.

Sin embargo, el Instituto recomendó que, en el caso de que se produzcan lluvias, los pobladores eviten pasar por sitios cercanos a las quebradas, porque las precipitaciones podrían arrastrar los flujos piroclásticos por esas zonas.

La actividad del volcán, ubicado a 135 kilómetros al sur de Quito, se reactivó el domingo, cuando registró cuatro sismos de origen vulcano-tectónico seguidos por dos explosiones pequeñas y tres grandes. El Tungurahua, de 5.016 metros de altitud, inició su actual proceso eruptivo en 1999 y desde entonces ha intercalado periodos de gran actividad con lapsos de relativa calma.

Tras la reactivación, las autoridades locales declararon una “alerta naranja”, de precaución, la segunda de máxima tras la “roja”. EFE