Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Casa del asesino de Denver era una trampa explosiva que iba a demoler el edificio

El ataque a tiros que dejó 12 muertos y decenas de heridos en un complejo de cines constituyó un acto “calculado y deliberado”, y su autor recibió las armas, municiones y herramientas para perpetrarlo con meses de anticipación, informó el sábado la policía.


Publicidad

Con el mismo cuidado con el que se armó para la batalla, el presunto atacante James Holmes colocó trampas explosivas en su apartamento, que tenían la intención de matar a los agentes que llegaran a investigar.

“¿Creen que estamos furiosos? Desde luego que estamos endemoniadamente furiosos”, dijo el jefe policial de Aurora, Dan Oates. Las autoridades siguieron trabajando el sábado en busca de retirar material explosivo peligroso del interior del apartamento de James Holmes en los suburbios de Denver.

Esos explosivos habrían matado “a quien entrara”, enfatizó Oates, quien dijo que sus agentes pudieron haber sido las víctimas.

Las autoridades federales detonaron un explosivo pequeño y desactivaron otro en el interior de la vivienda de Holmes cerca de Denver, mediante un dispositivo que emite una onda de choque y lanza agua, dijo un funcionario a The Associated Press. La persona solicitó permanecer en el anonimato, tras señalar que estaba en curso la investigación sobre la matanza.

En el apartamento de Holmes había al parecer tres tipos de explosivos —frascos llenos de catalizadores químicos, que estallarían al mezclarse, y más de 30 “granadas improvisadas”— dijo el funcionario.

Oates dijo que Holmes había preparado el ataque durante meses.

“Sabemos que él recibió un alto volumen de paquetes en su trabajo y en su vivienda. Pensamos que esto explica cómo se hizo de la cartuchera y de las municiones”, dijo. “Pensamos también que esto comienza a explicar la forma en que él obtuvo el material que tenía en su apartamento… Lo que vemos aquí es la evidencia de un acto calculado y deliberado”.

El agente especial del FBI, James Yacone, dijo que, si bien la mayoría de los explosivos se retiró o detonó en el apartamento, “la amenaza no se ha eliminado por completo”.

“Era un ambiente extremadamente peligroso”, dijo Yacone.

Holmes, de 24 años, fue detenido en los primeros momentos del viernes en las afueras del cine de Aurora donde, según los testigos, arrojó botes de un gas y disparó indiscriminadamente contra las personas que asistían a la función de medianoche de la nueva película de Batman, “The Dark Knight Rises”.

Las autoridades federales afirmaron en un boletín obtenido por The Associated Press que todavía no han determinado el motivo del sospechoso, mientras las familias de víctimas estaban desconsoladas y otras esperaban en los hospitales donde siete de los casi 58 heridos seguían el sábado en estado crítico, con lesiones que podrían ser permanentes.