Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Repatriarán restos de un ecuatoriano arrollado por un tren en Madrid

Los restos de Joffre Sánchez Garcés, de 22 años e hijo del futbolista ecuatoriano Pajarito Sánchez del Club Sport Emelec, quien murió arrollado por un tren en Madrid, será repatriado.


Publicidad

Así lo informó este viernes a EFE un portavoz del tanatorio madrileño donde le velan sus familiares, amigos y compañeros de la cancha de fútbol, puesto que el difunto también era futbolista.

Sánchez Garcés falleció el pasado día 12 arrollado por un tren en las proximidades de la estación madrileña de Atocha, sin que de momento se conozcan la circunstancias de la muerte.

El suceso ocurrió poco antes de medianoche cuando el maquinista del tren que acababa de salir de la estación sintió un impacto en la parte delantera de la máquina sin poder determinar si se trataba de un objeto, un animal o una persona porque estaba muy oscuro, según dijo hoy a Efe un portavoz de la Policía de Madrid.

Joffre, conocido entre sus amigos y compañeros como ‘Makelele’, había salido temprano de su casa el mismo día del suceso para jugar un partido de fútbol en un campo del distrito madrileño de Usera.

La última vez que se le vio con vida fue en la estación de Atocha, cuando regresaba a su domicilio, según cuentan sus amigos.

El maquinista del tren notificó inmediatamente la incidencia y señaló que se había producido a la altura del punto kilométrico 1,600 de la vía, muy cerca de la estación de Atocha, añadieron las fuentes policiales.

Agentes de la policía acudieron al lugar y encontraron el cuerpo destrozado de una persona y una cartera con documentación, mientras que Policía Científica examinó y tomó muestras del cadáver para confirmar su identidad.

Al día siguiente, la policía entregó en el Juzgado de Instrucción número 1 de Madrid toda la documentación del caso.

En un primer momento los agentes no pudieron certificar que la documentación que llevaba la víctima correspondía al fallecido, según ha señalado la Jefatura de Policía, pero continuaron con las gestiones y localizaron a la madre de la víctima, con la que vivía.

La policía descarta que se trate de un crimen, ya que los investigadores de homicidios no han intervenido en el caso, según apuntó el portavoz de la Jefatura. EFE