Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El secuestrador de Cleveland ayudaba a buscar a una de las víctimas

CLEVELAND, Ohio, EE.UU. (AP) — En los años que siguieron a la desaparición de una niña de 14 años de edad — hija de una amiga de él— mientras regresaba caminando de la escuela a su casa, Ariel Castro distribuyó volantes con la foto de la menor y tocó música en un acto de recaudación de fondos en su honor.


Publicidad

Cuando los vecinos se reunieron para una vigilia con velas hace apenas un año en recuerdo de la niña, también asistió Castro. Incluso consoló a la madre de la desaparecida.

Castro, de 52 años de edad —al igual que todos los demás en el barrio muy unido y compuesto mayormente por puertorriqueños— parecía acongojado por la desaparición de Gina DeJesus en 2004 y otras adolescentes que tampoco regresaron a sus casas el año anterior.

Ahora, él y sus hermanos están detenidos después de una frenética llamada al número de emergencias 911 que llevó a la Policía hasta su casa deteriorada, donde las autoridades dicen que estuvieron cautivas DeJesus y otras dos mujeres desaparecidas desde hace una década.

No se han presentado cargos contra los tres hombres, nacidos en Puerto Rico y quienes podrían comparecer pronto ante un tribunal, incluso este miércoles por la mañana.

Amanda Berry, de 27 años; Michelle Knight, de 32; y DeJesus, de 23; aparentemente permanecieron secuestradas en esa casa desde que eran adolescentes o tenían poco más de 20 años, dijo la Policía.

Los agentes también hallaron en la casa una niña de 6 años de edad, que se cree es hija de Berry, dijo el subjefe policial Ed Tomba. No precisó quién podría ser el padre.

Hace apenas una semana, Castro llevó a la niña de seis años a un parque cercano, donde jugaron en el pasto, dijo un vecino que vive en la calle, Israel Lugo. “Le pregunté (a Castro) de quien era la niña y él me dijo que era la hija de su novia”, agregó.

Las mujeres se reunieron felices con sus familiares ayer, pero fueron mantenidas lejos de los medios de comunicación.

Barbara Knight, madre de la víctima Michelle Knight, dijo por televisión que cuando su hija desapareció en 2002, tanto ella como la policía pensaron que la joven de 20 años no quería estar con su familia. Dijo que en esa época se habían llevado al bebé de su hija, y que Michelle desapareció porque estaba angustiada por “el bebé”.

Añadió que su hija probablemente está furiosa con todo el mundo “porque pensaba que nunca la encontrarían”.

Knight expresó la esperanza de que las tensiones queden en el pasado y su hija vuelva con ella a Florida, donde viven.

Ellas fueron rescatadas después de que Berry zafó la parte inferior de una puerta de malla cerrada y pidió el teléfono de un vecino para llamar al 911. Un agente se presentó minutos después y Berry salió corriendo para abrazarlo, relató un vecino.

Los hermanos Castro. Foto AP/Cleveland Police Department

Los hermanos Castro. Foto AP/Cleveland Police Department

La Policía identificó a los otros dos sospechosos como hermanos de Castro: Pedro Castro, de 54 años, y Onil Castro, de 50. Nadie respondió a las llamadas hechas a la cárcel. Tampoco hubo respuesta a solicitudes de entrevista enviadas a la Policía y funcionarios de la ciudad.

Un familiar de los tres hermanos aseguró que su familia estaba “totalmente sorprendida” después de enterarse de que las mujeres desaparecidas estaban en la casa.

Juan Alicea dijo que la detención de los hermanos de su esposa había dejado a la familia “sorprendida, como a todos los demás” en la comunidad. Alicea agregó que él no había estado en la casa de su cuñado Ariel Castro desde la década de 1990, pero que había cenado con Castro en la casa de otro hermano diferente poco antes de que se realizaran los arrestos el lunes.

La Policía no dijo cómo fue que fueron secuestradas las mujeres ni la forma en que fueron escondidas en el barrio. Los investigadores tampoco precisaron si ellas estaban en sitios restringidos dentro de la casa o si fueron agredidas sexualmente.

Ariel Castro era el dueño de la casa donde se encontraron a las mujeres, en un barrio salpicado de viviendas tapiadas, justo al sur del centro de la ciudad.

Un hijo de Ariel Castro, Anthony Castro, dijo en una entrevista con el diario Daily Mail de Londres que habla con su padre apenas unas pocas veces al año y que rara vez lo veía en su casa. Dijo que en su última visita, hace dos semanas, su padre no lo dejó entrar.

“La casa siempre estaba cerrada”, dijo. “Había lugares a los que nunca podíamos ir. Había cerrojos en las puertas al sótano, cerrojos en el ático, cerrojos en el garaje”.

* En la foto, Felix DeJesus sostiene un afiche con la imagen de su hija desaparecida en una foto de archivo del 3 de marzo del 2004 frente a un altar de homenaje en la sala de su casa en Cleveland. (Foto AP/Tony Dejak)