Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Rescatan a joven de clínica para “curar” homosexualidad

Guayaquil.- Zulema Constante, de 22 años, denunció en rueda de prensa haber sido rescatada del Centro de Recuperación Femenina para adolescentes “La Esperanza”, ubicado en Tena, donde fue internada a la fuerza por sus padres para curar su homosexualidad.


Publicidad

Según su relato, Zulema le habría explicado a sus padres y hermano su homosexualidad, contándoles que tenía una novia, Cinthya Rodríguez, y pidiéndoles que la aceptaran.

Ante el rechazo de sus padres, quienes amenazaron con internarla en una clínica para curar su lesbianismo, Zulema abandona el domicilio familiar para irse a vivir con su novia. Ese mismo día, las jóvenes reciben llamadas amenazantes de la madre de Zulema, que consiguen grabar, y con las que presentan una denuncia en la Fiscalía.

El 9 de abril, el Fiscal Richard Gaibor Gaibor oficia al Jefe de la Policía Judicial del Guayas para que se designe un agente investigador que realice las investigaciones en torno a los hechos denunciados por Cinthya Rodríguez y Zulema Constante.

El 17 de Mayo, los padres de Zulema la invitan a almorzar con el pretexto de limar asperezas. Ella acepta, y una vez en el carro de su padre, éste frena abruptamente, y tres personas sacan Zulema del carro y la meten en otro, en el cual viaja esposada.

Durante las tres semanas que permanece encerrada en la clínica, recibe terapias para adictos al alcohol y las drogas.  Zulema expresa que ella no tiene ninguna adicción, que ella es lesbiana, y los terapistas le dicen que ser lesbiana es una aberración, que debe cambiar, y le insisten en que su lesbianismo se debe a su abuso del alcohol y las drogas.

El 5 de junio,  Cinthya Rodríguez en compañía de su abogada, Silvia Buendía, y de Lía Burbano, activista LGBTI, acuden a la Defensoría del Pueblo a denunciar la desaparición de Zulema y  las amenazas recibidas.

Acto seguido dan la noticia de la desaparición de Zulema en las redes sociales.

Esa misma noche, la familia de Zulema se comunica con ella  para  decirle que, a causa del  escándalo suscitado en las redes sociales por su desaparición, debe regresar para decir que ha estado en un retiro espiritual, y que todo está bien. Zulema accede y se embarca en un taxi que le consigue la clínica.

Zulema se gana la confianza del chofer, quien le presta su teléfono celular, y se comunica con Cinthya, su novia, la que avisa a la abogada Buendía,  quien junto a Verónica Potes y Lía Burbano, idean un plan para rescatarla. Lo que consiguen hacer a la altura de Boliche, cuando ella, con el pretexto de ir al baño, se cambia al carro de Lia Burbano, y llegan a la Defensoría del Pueblo en Guayaquil.

De izquierda a derecha, Zulema Constante y Cynthia Rodríguez. Foto proporcionada por Silvia Buendía.