Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

No es ficción. Google está construyendo los robots del futuro

SAN FRANCISCO (AP) — Google podría estar preparándose para construir robots como los que aparecen en las películas de ciencia ficción, en momentos en que la ambiciosa empresa de internet cruza otra frontera tecnológica más. Puede parecer una idea alocada, pero justo eso era hace casi una década el sistema operativo Android, una tecnología que Google adquirió gracias a otra compra hace ocho años.

SAN FRANCISCO (AP) — Google podría estar preparándose para construir robots como los que aparecen en las películas de ciencia ficción, en momentos en que la ambiciosa empresa de internet cruza otra frontera tecnológica más. Puede parecer una idea alocada, pero justo eso era hace casi una década el sistema operativo Android, una tecnología que Google adquirió gracias a otra compra hace ocho años.


Publicidad

Android se volvió una pieza clave de la estrategia de la compañía para conectar sus servicios en teléfonos inteligentes y tabletas. El software, que Google regala a los fabricantes de dispositivos, ahora es el cerebro de más de mil millones de aparatos móviles.

A fin de reunir más experiencia y hacer las investigaciones que necesita, Google ha comprado este año ocho empresas que se especializan en robótica. Esas adquisiciones están configurando una nueva división de Google para robótica, dirigida por Andy Rubin, quien supervisó el desarrollo del sistema operativo Android de Google, actualmente la principal interfaz para dispositivos móviles del mundo. Rubin, de 50 años, renunció a la dirección de Android hace nueve meses, desatando conjeturas sobre lo que podría venir ahora para Google.

La semana pasada, Google Inc. añadió una pieza más a su creciente caja de herramientas para robótica, con la compra de Boston Dynamics, un contratista militar que ha causado intriga al revelar varios videos de sus inventos en los últimos años. Esas invenciones incluyen un robot de cuatro patas, capaz de galopar más rápido que los velocistas olímpicos, así como un artilugio que puede saltar sobre edificios altos.

Otro video de una máquina espeluznante de cuatro patas ha sido visto más de 15 millones de veces desde que fue publicado en YouTube hace cinco años.

Además de diseñar robots que lucen como animales, Boston Dynamics también ha estado trabajando en humanoides como parte de un contrato de 10,8 millones de dólares con la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa (Defense Advanced Research Projects Agency, DARPA por sus siglas en inglés) del gobierno de Estados Unidos.

Las relaciones de Boston Dynamics con los militares de Estados Unidos han hecho que algunos comparen su trabajo con los “ciborgs” despiadados que desplazaron a los humanos en las películas de “Terminator“. Fundada en 1992 por el ex profesor del Instituto de Tecnología de Massachusetts Marc Raibert, Boston Dynamics ha dicho que ahora busca “cambiar las ideas que tienen los demás de lo que los robots pueden hacer”.

Google confirmó el lunes la compra de Boston Dynamics, pero se negó a revelar cualquier información adicional, como cuánto pagó.

Terminator

Terminator

Sin embargo, el hecho de que Rubin haya mostrado tanto interés en la tecnología de Boston Dynamics —con sede en Waltham, Massachusetts— demuestra que la empresa será clave para los planes de Google en robótica.

En un mensaje publicado en su cuenta de Twitter la noche del viernes, después de que trascendió la noticia del acuerdo, Rubin escribió acerca de la adquisición: “El futuro luce impresionante“.

Google reveló a principios de este mes que Rubin está dirigiendo su nueva unidad de robótica, poco después de que el presidente del consejo directivo de Amazon.com, Jeff Bezos, utilizó un segmento del programa “60 Minutes” para anunciar que el mayor minorista de internet desarrolla una flotilla de drones teledirigidos llamados “quadricopters” para entregar sus mercancías hasta las puertas de sus clientes.

Eso desató conjeturas en los medios de comunicación de que Google espera construir robots que se harían cargo de ciertas labores de fabricación y distribución que actualmente realizan trabajadores. Otras posibilidades incluyen robots para labores de limpieza o cuidadores automatizados para los ancianos.

Algunas de las otras empresas de robótica adquiridas por Google han incursionado en la creación de humanoides y otras tecnologías que podrían ser utilizadas para cargar y descargar camiones de reparto.

Una de las empresas que Google compró, Bot & Dolly, fabrica un sistema de cámaras robóticas que se utilizó en la filmación de la reciente película de ciencia ficción “Gravity”, dirigida por el mexicano Alfonso Cuarón. Otras empresas de robótica que adquirió Google este año son Schaft, Industrial Perception, Meka, Redwood Robotics, Autofuss y Holomni.

Google se ha limitado a decir que considera a su división de robótica como un “moonshot”: una idea tan fantástica que parece apuntarle a la Luna. La compañía —con sede en Mountain View, California— aplica esa descripción a proyectos de alto riesgo que tienen poco que ver con su negocio principal de búsquedas en internet y publicidad en línea. Estas apuestas también suelen tardar años en dar rendimientos, para disgusto de los inversionistas, que prefieren que la empresa deje de gastar en empresas lejanas y se enfoque en sus principales áreas de especialización.

Otros disparos a la Luna de Google y que siguen evolucionando incluyen unas gafas con conexión a internet, automóviles autónomos y globos colocados en la estratosfera para crear redes inalámbricas que permitan navegar en internet. Todos estos proyectos nacieron en Google X, un laboratorio secreto supervisado por el co-fundador de Google Sergey Brin. La división de robótica será dirigida por separado en una oficina en Palo Alto, California, pocos kilómetros al norte de la sede central de Google.

 

El cofundador de Google Larry Page (izquierda) posa para los fotógrafos en el marco de una ceremonia de entrega del Premio Breakthrough en Ciencias de la Vida, el jueves 12 de diciembre de 2013, en Moffett Field, California. El premio reconoce la excelencia en la investigación dirigida a combatir las enfermedades incurables y extender la vida humana. (Foto AP/Ben Margot)

El cofundador de Google Larry Page (izquierda) posa para los fotógrafos en el marco de una ceremonia de entrega del Premio Breakthrough en Ciencias de la Vida, el jueves 12 de diciembre de 2013, en Moffett Field, California. El premio reconoce la excelencia en la investigación dirigida a combatir las enfermedades incurables y extender la vida humana. (Foto AP/Ben Margot)