Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El papa se reúne con víctimas de trata de personas

El papa Francisco se reunió con cuatro mujeres que fueron obligadas a la prostitución y calificó el tráfico de personas como un crimen contra la humanidad.

CIUDAD DEL VATICANO (AP) — El papa Francisco se reunió con cuatro mujeres que fueron obligadas a la prostitución y calificó el tráfico de personas como un crimen contra la humanidad.


Publicidad

El pontífice dejó este jueves el Vaticano para asistir a una conferencia de trabajadores eclesiásticos, representantes de organizaciones caritativas y directores de policía de 20 naciones que prometieron mayor cooperación para alentar a las víctimas de tráfico y esclavitud a denunciar los delitos.

Francisco dijo en la conferencia que el tráfico de personas “es una herida abierta en el cuerpo de la sociedad contemporánea, una herida en el cuerpo de Cristo”. El Papa se reunió en privado con cuatro esclavas sexuales liberadas, de su natal Argentina, además de Chile, Hungría y la república Checa.

“Nuestra estrategia debe ser cruzar todas las fronteras, lenguas, culturas y creencias religiosas”, dijo al grupo el secretario general de la Interpol, Ronald Noble. “A los ‘mercaderes’ no les preocupan estas diferencias, y desde luego se benefician con ellas, como lo han hecho durante años”.

Al encuentro asistieron jefes de policía de países en los que los hombres y mujeres son destinados rutinariamente al tráfico sexual, incluyendo Nigeria, Rumania, Polonia y Albania.

Francisco ha hecho de la denuncia al tráfico humano y esclavitud una prioridad en su pontificado.

El Vaticano recientemente unió fuerzas con la iglesia anglicana y la universidad Al-Azhar, la sede más importante de enseñanza del islamismo suni, en una iniciativa contra la esclavitud.

Con todo, solamente 1% de todas las víctimas de tráfico humano denuncias sus traficantes a la policía y piden ayuda, dijo Bernard Hogan-Howe, comisionado de la policía metropolitana de Londres, que se alió con la arquidiócesis de Westminster para cuidar a las víctimas. Muchas de ellas temen pedir ayuda, creyendo que serán juzgadas, deportadas o enjuiciadas cuando de hecho la policía y la iglesia desean ofrecerles un “santuario”, agregó.

La conferencia, llamada el “Grupo de Santa Marta” por el hotel vaticano donde se quedaron los participantes, volverá a reunirse en Londres en noviembre.