Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Camarógrafo de NBC con ébola está de buen ánimo, según sus padres

El camarógrafo de la NBC, Mukpo, infectado con ébola.

NUEVA YORK (AP) — Los padres de un camarógrafo independiente estadounidense diagnosticado con ébola dicen que su hijo está de buen ánimo.


Publicidad

Obviamente está asustado y preocupado“, dijo el doctor Mitchel Levy de su hijo, Ashoka Mukpo, quien fue contratado el martes como segundo camarógrafo en Liberia para la corresponsal especializada en medicina de la cadena NBC, la doctora Nancy Snyderman.

Mukpo ha estado “viendo la muerte y la tragedia y ahora de verdad le tocó la fibra, pero hoy está de mejor humor”, agregó Levy, quien apareció en el programa “Today” de la NBC con su esposa, Diana Mukpo.

Su hijo de 33 años recibía tratamiento en la capital liberiana de Monrovia y tenía previsto volver a Estados Unidos durante el fin de semana para ser atendido en el país, dijo la madre.

“Creo que mi gran ansiedad como madre o que compartimos como padres es la demora entre ahora y cuando salga el domingo”, expresó. Agregó que espera que sus síntomas no empeoren rápidamente. La pareja vive en Providence, Rhode Island.

Snyderman y su equipo también volverían a Estados Unidos, donde pasarían 21 días en cuarentena “a modo de suma precaución”, dijo el jueves la presidenta de NBC News, Deborah Turness.

En una entrevista telefónica con “Today” este viernes, Snyderman dijo que todos los equipos que usaron ella y sus compañeros de trabajo estaban siendo desinfectados, porque todos compartieron espacios de trabajo y vehículos.

Cree que ella y su personal tienen un riesgo bajo porque han sido “hipervigilantes”.

Mukpo ha estado trabajando tres años en Liberia para Vice News y otros medios.

ABC News dijo que Levy emitió un comunicado diciendo que su hijo ha estado involucrado en trabajo de derechos humanos en África Occidental los últimos años y que estaba consciente de los riesgos. Pero se sintió obligado a volver a Liberia cuando la crisis de ébola estalló.

“Los médicos están optimistas sobre su prognosis”, dijo Levy.