Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Director Canal 22: La televisión tiene parte de culpa de violencia en México

Una veintena de manifestantes escapuchados derribaron ayer las vallas de seguridad de los alrededores del Palacio Nacional, sede del Ejecutivo mexicano, y prendieron fuego a la puerta principal del histórico edificio. EFE/Sáshenka Gutiérrez

Puebla (México), 13 nov (EFE).- Los contenidos violentos que aparecen constantemente en la televisión de México tienen parte de la responsabilidad de la violencia en México, alertó el director del Canal 22, Raúl Cremoux, quien pidió al Gobierno más presupuesto para la televisión pública.


Publicidad

En una entrevista con Efe en el marco de un encuentro de televisión pública que se celebra estos días en la ciudad mexicana de Puebla, el director de este canal público dijo que la televisión es fuente de inspiración para muchos de los sicarios que cometen crímenes atroces.

Antes en las películas morían en silencio, pero eso ya no ocurre. Mueren y salen los chorros de sangre, matan de forma despiadada” y precisamente ahora los delincuentes usan para matar “trituradores”, “sierras eléctricas, “un caldero” para quemarlos, “los destrozan jalando de dos autos”.

“¿Dónde está ocurriendo eso? En las series japonesas y norteamericanas y se transmiten en nuestros canales de televisión”, apuntó, “mañana, tarde y noche” sin que muchas veces haya “ninguna alternativa más que eso”.

Además, en México existen las narcotelenovelas, en las que se muestran muchas veces a narcotraficantes rodeados de lujo y belleza, algo que puede generar en la gente patrones “aspiracionales”.

A esto hay que sumarle, añadió, que los dibujos animados “son especialmente violentos” y “hay todo un aprendizaje” para los niños, que ven que la violencia muchas veces es la solución a los conflictos.

Cremoux recordó que en México los medios “son concesionados”, es decir, “se les entrega a los particulares siempre y cuando cumplan con determinadas normas”, por lo que “algo” tendría que hacer el Gobierno nacional para evitar este tipo de contenidos, en un país que atraviesa por una ola de violencia.

El Canal 22 transmite contenidos culturales y es administrado por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) y, según Cremoux, ellos cumplen las “tareas de la función pública”, ya que defienden el lenguaje y que los contenidos sean adecuados.

Sin embargo, “faltan otros asuntos” que están relacionados con tener un mayor presupuesto para “tener cobertura nacional y hacer una televisión inteligente”.

“Nuestros presupuestos son muy bajos. Del mismo modo que se dotan al Ejército y a la Marina para que tengan tanques, aviones, metralletas, munición…. Había que distribuir recursos a las televisiones públicas para que sean un valladar en contra de la violencia”, apuntó.

Canal 22 pertenece al Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano, que es un organismo descentralizado al que también pertenecen el Canal Once, Canal 30, Teveunam e Ingenio TV.

Es uno de los patrocinadores del foro inaugurado ayer en Puebla y que durará hasta mañana, en el que expertos procedentes de distintos países discuten los retos de las televisiones públicas frente a la transición digital.

El lema de este segundo encuentro es “La televisión pública en la transición digital”, una cita que pretende además estrechar los lazos en el tema comunicativo entre los países participantes, Alemania, Argentina, Colombia, Dinamarca, España, Estados Unidos, Francia, Holanda, México y Qatar, entre otros.

En el evento participan María de los Ángeles González (Argentina), ministra de Innovación y Cultura de la provincia de Santa Fe; Ignacio Ramonet (España), director de Le Monde Diplomatique, y Antoni Gutiérrez-Rubí (España), periodista especializado en medios digitales, entre otros.

De manera simultánea y en coordinación con el Instituto Goethe de México, se está realizando el seminario “La Maleta Prix Jeunesse”, dirigido a especialistas, comunicadores, estudiantes y productores de contenidos audiovisuales para niños. EFE