Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El papa reza ante el Santo Sudario y pide terminar la corrupción

El papa Francisco reza ante la Sábana Santa, un fragmento de lino de 14 pies (unos 3 metros) que algunos creen fue la mortaja de Jesús, expuesta en la catedral de Turín, en Italia, domingo 21 de junio de 2015. Francisco visitó la reliquia durante su peregrinaje de dos días a Turín. (AP Foto/Luca Bruno)

TURÍN, Italia — El papa Francisco oró en silencio el domingo ante el Santo Sudario, expuesto en la catedral de Turín, en el norte de Italia.


Publicidad

Francisco siguió a cientos de miles de personas que han acudido a la ciudad este año para ver el fragmento de tela que algunos creen sirvió de mortaja a Jesús.

El papa se sentó varios minutos ante la reliquia, expuesta en una carcasa especial de cristal. Francisco bajó la cabeza en ocasiones durante su silenciosa reflexión, y otras alzó la vista a la tela de 4,3 metros (14 pies). Después dio unos pocos pasos, apoyó la mano en la carcasa y se marchó sin hacer comentarios.

La sábana se colocó a la vista del público el 19 de abril y permanecerá expuesta hasta el 24 de junio.

Los escépticos señalan que la imagen de un hombre crucificado que muestra la tela es una falsificación que data de la Edad Media.

Antes, el Pontífice tuvo un  encuentro con el mundo laboral y llamó a decir “no” a fenómenos como la idolatría del dinero, la mafia o la corrupción, “tan extendida que parece una actitud”.

El pontífice defendió que el trabajo “no solo es necesario para la economía, sino para la persona humana, para su dignidad, su ciudadanía y su inclusión social” ante cientos de personas que se congregaron en la plaza del Palacio Real turinés para escucharle, entre ellas autoridades del mundo político y empresarial.

Ante ellos, pidió decir “no” a una economía que descarta a quienes viven en la pobreza absoluta pero también “a los niños, los ancianos y ahora también a los jóvenes”.

“¡Lo que no produce se excluye a modo de usar y tirar”, exclamó.

“Estamos llamados a decir ‘no’ a la idolatría del dinero, que nos impulsa a entrar a cualquier coste en el número de los pocos que, a pesar de la crisis, se enriquecen sin tener en cuenta a muchos que se empobrecen, a veces hasta el hambre”, reivindicó.

Y prosiguió: “Estamos llamados a decir ‘no’ a la corrupción, tan difundida que parece una actitud, un comportamiento normal. Pero no con palabras, sino con hechos. ‘No’ a los acuerdos mafiosos, a las estafas, a los sobornos y este tipo de cosas”.

Ante esta situación, “que es global y compleja”, Bergoglio señaló que “no solo se puede esperar la recuperación” sino que “el trabajo es fundamental y es necesario que toda la sociedad, todos sus componentes, colaboren para que haya un trabajo para todos y sea digno del hombre y de la mujer”.

Pero esto, bajo su punto de vista, “implica un modelo económico que no sea organizado en función del capital y de la producción sino del bien común”.

También abordó el tema de los derechos de las mujeres, que “deben ser protegidos con fuerza porque ellas, que también portan el mayor peso en el cuidado de la casa, de los hijos y de los ancianos, son aún discriminadas en el trabajo”.

Asimismo, ante fenómenos como el desempleo y la crisis económica, Francisco pidió no culpar a los inmigrantes de que “aumente la competencia” porque, bajo su punto de vista, “ellos son víctimas de la desigualdad, de esta economía que descarta y de las guerras”.

Animó a “invertir con valentía en la formación, tratando de cambiar la tendencia que ha visto caer en los últimos tiempos el nivel medio de educación y a muchos jóvenes abandonar la escuela”.

Y abogó por “un pacto social y generacional” basado en la solidaridad y que recupere “la confianza entre jóvenes y adultos”.

“Mi visita a Turín comienza con vosotros y, sobre todo, expreso mi cercanía a los jóvenes desempleados, a las personas en paro y a los precarios. Pero también a los empresarios, artesanos y a todos los trabajadores de varios sectores, sobre todo los que más problemas tienen para continuar adelante”, dijo.

El acto comenzó con la intervención de tres representantes del mundo laboral -una trabajadora, un agricultor y un empresario-, que narraron sus experiencias ante el pontífice.

El papa permanecerá en Turín hasta mañana y, además de visitar a jóvenes, ancianos y enfermos, honrará a san Juan Bosco en el segundo centenario de su nacimiento, se reunirá con algunos familiares y visitará un templo evangelista.