Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Estudio revela los avances y retos sobre el trabajo infantil en Ecuador

Trabajo infantil en Ecuador: Hacia un entendimiento integral de la problemática” es un libro que muestra los avances y retos del país andino, que buscar erradicar el empleo de mano de obra de menores de 15 años de edad hasta 2017.


Publicidad

El texto, elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), con el apoyo del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), fue presentado hoy como un instrumento de análisis para mejorar las políticas públicas en materia de trabajo infantil.

El documento pretende brindar a Ecuador “información y conocimientos específicos sobre la problemática y proporciona insumos claves para mejorar las políticas públicas existentes y realizar intervenciones más estratégicas”, señala un comunicado de la oficina de Unicef en Quito.

El estudio revela, por ejemplo, que “existen avances en la disminución del trabajo infantil”, pero alerta también sobre “la necesidad de cerrar las brechas territoriales, étnicas, etarias, entre otras”.

Ecuador se ha propuesto erradicar el trabajo infantil, según señala el Plan Nacional para el Buen Vivir 2013-2017 y en concordancia con su Constitución que prohíbe el trabajo para menores de 15 años y lo acepta, de manera excepcional, para adolescentes, siempre que haya la aceptación de los padres y no limite su educación o ponga en riesgo su salud.

El documento recoge una encuesta sobre trabajo infantil elaborado por el INEC en 2012, en el que se señala que en Ecuador existían entonces 360.000 menores de 18 años en situación laboral, lo que equivalía a un 8,6 por ciento del total de la población infantil.

Además, una encuesta nacional de empleo del INEC advierte un descenso sustancial de la incidencia del trabajo infantil entre 2001 y 2013.

El estudio asegura que el trabajo infantil de niños menores de 15 años se redujo del 15,4 por ciento en 2001 a 2,6 en 2013, mientras que el adolescente (entre 15 y 17 años) pasó de 40,5 por ciento a 12,8, en el mismo periodo.

Casi el 82 por ciento de los niños y el 78 por ciento de los adolescentes trabajadores “se ubican en un hogar en situación de pobreza por necesidades básicas insatisfechas”, precisa el documento, que presenta una serie de estadísticas sobre el tema.

“Las consecuencias del trabajo infantil, como problemas con la salud (agotamiento, lesiones, problemas en la piel y otros), la falta de tiempo para jugar o la mala calidad de tiempo para el estudio, así como la existencia de maltrato en el trabajo, son condiciones inaceptables”, señala el estudio.

Por ello, considera que “es necesario seguir avanzando en la lucha contra estas graves violaciones a los derechos de los niños, niñas y adolescentes”. EFE (I)